El Paseo de Recoletos, con varios alcorques vacios
El Paseo de Recoletos, con varios alcorques vacios - FOTOS: RAFA ALBARRÁN

Carmena tala 5.000 árboles en menos de tres meses

El Ayuntamiento ejecuta desde septiembre un programa de tala y saneamiento. La oposición denuncia que llegarán a los 20.000 ejemplares

MadridActualizado:

La tala masiva de árboles vuelve a ser una preocupación en Madrid. El Ayuntamiento de la capital, que dirige Manuela Carmena, ha eliminado un total de 5.026 árboles en menos de tres meses como consecuencia del Plan Extraordinario del Arbolado, proyectado por Medio Ambiente para este año y 2017. Los alcorques vacíos y la ausencia generalizada de replantaciones han generado una ola de críticas entre los madrileños y la consiguiente pregunta del grupo municipal del PP: «Estamos alarmados, es un escándalo».

Lo cierto es que esta problemática es algo casi estructural durante los últimos años. Si bien es la primera vez que atañe al actual equipo de Gobierno, ya ocurrió algo similar en la recta final del mandato de Ana Botella. Entonces, la exregidora taló 300 árboles del eje Prado-Recoletos entre las críticas de los vecinos de la zona y los colectivos ecologistas. Como ahora, la explicación del Consistorio fue la precaria salud de los ejemplares y el elevado riesgo para los viandantes. Casi dos años después, sin embargo, la actuación es mucho más amplia y afecta a los 21 distritos de la capital.

El plan arbóreo de 2016, según los datos facilitados por el Consistorio, ante la pregunta del edil popular Fernando Martínez Vidal, se han eliminado entre el 1 de septiembre y el 18 de noviembre de este año más de 5.000 unidades, con cifras que oscilan entre los 85 en Retiro hasta los 674 en Ciudad Lineal. Entre ambos, destacan igualmente los 515 de Puente de Vallecas, los 418 en Chamberí o los 359 del distrito de Carabanchel.

«Vamos a defender nuestra gestión verde; Carmena pasará a la historia como la alcaldesa que más tala y que menos planta»Fernando Martínez Vidal

El resultado de esta actuación es un número considerable de alcorques vacíos en prácticamente todos los barrios de la capital. El perfil de Línea Madrid (atención al ciudadano) en Twitter recoge a diario decenas de denuncias reclamando la replantación de los árboles eliminados, así como su limpieza y arreglo. Esta situación, más allá de la falta de reposición, genera dos problemas asociados: el peligro por el socavón y la acumulación de basuras. Dos ejemplos de este extremo son el parque de San Juan Bautista, en Ciudad Lineal, y la zona del Paseo de Recoletos. En el primer caso, los vecinos se topan hasta con cinco habitáculos sin árboles; mientras que en el segundo, uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad, los agujeros trufan todo el paseo.

Tal es el descontento que ha surgido una campaña en las redes sociales con la etiqueta #Alcorques_Vacíos. En ella –muchas veces con mención a Línea Madrid– se publican decenas de fotografías de denuncia que muestran los árboles eliminados, en algunos casos de forma definitiva. La calle de Carretas es otra evidencia, donde uno de los agujeros en los que se ubicaba una enorme maceta ha sido tapado con baldosas.

Ejecución en dos fases

El último diagnóstico de Medio Ambiente, publicado el pasado mes de septiembre, calculó que en Madrid existen alrededor de 7.000 alcorques vacíos. Aunque la delegada del área, Inés Sabanés, aseguró que esta cifra recortaba otros 2.000 heredados de la corporación anterior y que se repondrían todos en los próximos meses, incrementando los 2.073.265 unidades que hay en la capital, la promesa no se ha cumplido a fecha de hoy.

El plan del arbolado, que justificó la escasez de las actuaciones con los contratos firmados en 2014, «con «incumplimientos sistemáticos», avanzó un plan de ejecución en dos fases. La primera, actualmente en desarrollo, remitió a la revisión de 100.000 unidades, junto a una labor de poda, equilibrado y apeo, según los resultados de ese estudio de urgencia. Además, se incluyó un plan extraordinario de plantaciones que, en principio, tendrá lugar entre diciembre de este año y marzo de 2017.

Los madrileños denuncian en Atención al Ciudadano los numerosos alcorques vacíos en todos los barrios

El programa prevé un incremento en el número de especies, con el objetivo de adecuar las zonas verdes a las característicos del entorno. El segundo paso se refirió a completar el inventario arbóreo de forma masiva, en colaboración con expertos en la materia y afectados, según los mismos criterios que la fase anterior.

El mantenimiento y gestión de los árboles está concentrado en dos contratos integrales, con un coste de poco más de 63 millones de euros anuales (casi un 40% menos que los vigentes en el año 2009). Así, el primer contrato engloba a 926.000 ejemplares comprendidos en el arbolado viario, las unidades en zonas verdes y los situados en los distritos. El segundo, que afecta a 1.146.760 árboles, se refiere los situados en parques singulares e históricos, bosques urbanos y otras masas no incluidas en los distritos, como la Casa de Campo o el parque del Retiro, entre otros.

El grupo municipal del PP considera la actuación del Ayuntamiento «un escándalo» que atenta contra la política medioambiental que se desarrolló durante los años anteriores, cuando ellos estaban en el gobierno de la capital. El concejal Fernando Martínez Vidal declaró a ABC que la tala de estos árboles ha provocado «una alarma» entre los madrileños y advierte de que «lo peor» es que solo es el principio, habida cuenta de las cifras que maneja el Plan Extraordinario para los próximos años. Martínez Vidal aventuró que el Gobierno de Manuela Carmena ejecutará un programa que eliminará 20.000 ejemplares a lo largo de la legislatura.

«Esta tala masiva se está realizando sin una reposición inmediata; nos parece un escándalo y vamos a estar vigilantes para defender nuestra gestión», sostiene el edil; y añade: «En 26 años conseguimos hacer de Madrid la ciudad más verde de Europa. Frente a la decena de parques que creamos a lo largo de todos estos años, como el Juan Carlos I, el Rodríguez Sahagún o el Felipe VI, Manuela Carmena pasará a la historia por haber sido la alcaldesa que más ha talado y menos ha plantado».