El erial donde debe levantarse Los Berrocales, con el Ensanche de Vallecas de fondo
El erial donde debe levantarse Los Berrocales, con el Ensanche de Vallecas de fondo - ERNESTO AGUDO
Urbanismo

Carmena frena la construcción de más de 100.000 viviendas en la zona este

Los propietarios del suelo denuncian que ya han invertido 350 millones de euros. Estos desarrollos supondrían, además, 965.000 nuevos empleos

MADRIDActualizado:

El precio de la vivienda en Madrid no para de subir. Los sueldos no crecen de manera acorde y cada vez resulta más complicado alquilar (por no hablar de comprar) una vivienda. Y todo esto, sin tener en cuenta que los alquileres turísticos están colonizando el centro, lo que supone una merma en la oferta convencional. Aún así, el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena (Ahora Madrid) no ha considerado oportuno, mediante la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible, la expansión de la ciudad por el este, donde varias promotoras habían propuesto levantar más de 104.000 viviendas de forma sostenible en un plazo de 20 años para no volver a caer en una burbuja inmobiliaria, pero poder paliar el problema de la vivienda.

Concretamente, se trata de cuatro planeamientos urbanísticos que llevan 20 años esperando su oportunidad y que se vieron frenados por la explosión de la crisis económica a finales de la última década. Valdecarros (51,600 viviendas), Los Berrocales (22,200), Los Ahijones (16.500) y Los Cerros (14.200) son los desarrollos afectados en virtud la decisión que el miércoles, José Manuel Calvo, delegado municipal del Área, trasladó a los representantes de las juntas de compensación en la mesa de trabajo compuesta para tal efecto: el Consistorio modificará los planeamientos.

El precio de las casas no para de subir en la capital y estos nuevos barrios contribuirían a bajarlo

Con la paralización del proceso de construcción de estas cuatro promociones urbanísticas –que se encuentran en diferentes fases de desarrollo aunque ninguna de ellas ha podido poner las grúas–, los promotores estiman que se abre un nuevo escenario de demoras que podría extenderse de dos a ocho años; siempre que el Ayuntamiento no quiera entrar a modificar el Plan General de Ordenación Urbana de 1997, que dio luz verde a que Madrid se expandiera por el este, con la revisión del año 2013 avalada por el Tribunal Supremo.

Según el informe denominado «Previsión de necesidad de vivienda nueva en el municipio de Madrid», elaborado por la escuela de negocios IESE, la capital precisa, en virtud de las proyecciones que hablan de que la población crecerá en los próximos años, 12.690 viviendas nuevas en 2018, 12.461 en 2019, 13.203 en 2020, y así sucesivamente. De aquí al año 2030, la institución habla de que Madrid necesitará más de 12.000 viviendas de media por ejercicio.

De hecho, los cálculos de los técnicos municipales, a los que ha tenido acceso ABC, aunque más modestos, también estipulan que, si se diera el visto bueno a los desarrollos urbanísticos del este de la capital, allí se podría edificar en los siguientes términos: 4.505 viviendas en 2019, 2.770 en 2020, ninguna en 2021 y 4.175 en 2022.

Ante este nuevo frenazo, los promotores, que confirman qiue llevan invertidos más de 350 millones de euros en estos planeamientos, auguran que el precio de la vivienda en Madrid continuará subiendo hasta que la situación para muchos sea económicamente insostenible; y, por ello, pese a trabajar en la capital, tengan que buscar un acomodo en alguna otra localidad de la periferia. Justamente ayer se conoció que la Comunidad de Madrid es la región donde más se ha encarecido la vivienda. Concretamente el aumento está cifrado en un sobreprecio del 10,6%, con respecto al ejercicio anterior.

Debate político

Consideran los propietarios del suelo que, con las mesas de trabajo creadas por el Ayuntamiento, no se está abordando la situación desde el prisma correcto, puesto que, a su juicio, se está abordando desde un punto de vista político, y no meramente técnico. No comprenden los promotores cómo Carmena y su equipo de Urbanismo están en disposición de rechazar un crecimiento de la capital que supondría inversiones superiores a 13.000 millones de euros –según sus cálculos–, que también llevarían de la mano la creación de 965.000 empleos directos e indirectos durante los 20 años que se alargarían los trabajos.

Los dueños de los terrenos no son especialmente optimistas con el desenlace tras 20 años de litigios

El Ayuntamiento, con el que esté medio se ha puesto en contacto en repetidas ocasiones, no se ha manifestado, aunque las asociaciones de vecinos presentes en la mesa de trabajo sí han mostrado su satisfacción pública por este revés a los desarrollos del sureste madrileño. A partir de ahora, quedan por delante pocos encuentros entre Ayuntamiento, vecinos y representantes políticos, pero los propietarios del suelo no son demasiado optimistas con un desenlace, que ya se dilata desde hace décadas.

En la próxima reunión Calvo presentará las modificaciones, independientes en virtud de cada promoción, a los propietarios del suelo, que lamentan las dilaciones que esos cambios suscitaran. Aún así y por pequeñas que sean las modificaciones, estas pueden ser recurridas judicialmente por cualquier persona, lo que continuaría alargando el calendario. Si el Ayuntamiento realizara modificaciones de calado en la estructura de los planeamientos o abordara un cambio en el PGOU de 1997, prácticamente se diría adiós a los desarrollos del este de Madrid.

Viviendas protegidas

Los cálculos hablan de inversiones superiores a 13.000 millones de euros, según los promotores

El 50 % de estas 100.000 viviendas tendría algún tipo de protección, según los datos a los que ha tenido acceso este diario, algo que responde a la tesis de los propietarios del suelo, que en un comunicado de prensa difundido en mayo sostuvieron que los desarrollos del este «tienen capacidad de atender las demandas de la sociedad madrileña a medio plazo y también las demandas a largo plazo de producción de suelo residencial, productivo y dotacional». Porque, además de viviendas, también se ofrecerá espacio para que se desarrollen negocios y actividades productivas.

Muy fino tendrá que hilar el Área de Desarrollo Urbano Sostenible a la hora de presentar las modificaciones sobre los planeamientos que ha prometido esta semana. De lo contrario, y si esta operación inmobiliaria no consigue llevar a buen puerto, tampoco es descartable que recaiga sobre el Ayuntamiento un aluvión de problemas legales con los miles de propietarios de estos terrenos.