Un vehículo invade el carril bici de Pintor Rosales para aparcar
Un vehículo invade el carril bici de Pintor Rosales para aparcar - José Ramón Ladra

Carmena castiga a los ciclistas en Pintor Rosales

Los usuarios de la bicicleta vuelven a poner en tela de juicio los diseños de vías de Ahora Madrid

MadridActualizado:

Generar un problema donde no lo había. En este punto coincide la asociación de Madrid Ciclista y los responsables de la plataforma En Bici Por Madrid. Pintor Rosales se ha convertido en una nueva trampa para las bicicletas, desde paseo de Moret hasta la calle Ferraz. El pasado mes de julio, esta vía sufrió un lavado de cara para continuar cercando el paso al vehículo privado. El Gobierno de Manuela Carmena ha pasado de dejar dos carriles para los coches donde antes había cuatro, y uno donde convivían dos a lo largo de su recorrido. El nuevo diseño de la calzada queda configurado del siguiente modo: de izquierda a derecha, coches aparcados en batería; un carril o dos para vehículos; un carril-bus; el carril-bici, y, en el extremo derecho, plazas de aparcamiento en batería en espiga, es decir, para estacionar marcha atrás -de este modo el vehículo debería tener más visibilidad para evitar accidentes con las bicicletas-.

Antes de la remodelación, los ciclistas podían circular por el ciclocarril compartido limitado a 30 kilómetros por hora que se ubicaba en el medio. En estos momentos, con la intención de otorgar prioridad a la bicicleta, el Ayuntamiento la ha confinado a la derecha en un espacio más reducido (de tres metros a dos). A eso se le une que los vehículos invaden constantemente su carril para estacionar, obligando al ciclista a colarse en el espacio concedido a los coches.

«Lo están poniendo más complejo que lo que había. El resultado es más peligroso. Antes podías ubicarte donde mejor te venía, ahora te encierran y el conductor te hostiga más, obligándonos a salir por el carril de la acera«, sostiene Carlos Enjuto, portavoz de Madrid Ciclista. «Antes no había ningún problema en paseo de Moret y Pintor Rosales con el carril-bus. Que haya un carril-bici aquí ahora es irrelevante. Es una forma de ponerse la medalla sin más. El riesgo es que nos han reducido la distancia de seguridad estrechando el carril. Es un diseño cicatero sin necesidad y el verdadero problema, que está entre Templo de Debod y Plaza de España, donde hay que hacer tres cambios de carril, no se ha resuelto», reprocha Iván Villarubia, de En Bici Por Madrid.

Catorce modelos

Villarubia lleva la cuenta de los diferentes modelos de carriles-bici que se están probando en la ciudad. Catorce en total. En los bulevares, por ejemplo, a la altura de Marqués de Urquijo, las bicis tienen el carril de en medio. «Esto es una locura para los ciclistas con los giros de los coches a la izquierda o a la derecha», señala un taxista. Después, en Alberto Aguilera, tienen su vía a la derecha.

«El problema de tanto diseño diferente es que no sabes qué te vas a encontrar ni como conductor ni como ciclista», apunta Villarubia. En la calle Alcalá, por ejemplo, en el tramo que discurre desde Ventas hasta Arturo Soria, no hay hueco para la bicicleta, la prioridad es para el autobús, la antítesis de lo que ocurre en Gran Vía de Hortaleza, donde los dos ruedas tienen todo el protagonismo.

Desde la oposición, Partido Popular y Ciudadanos hacen su valoración sobre esta situación. «Es un capítulo más de los despropósitos del gobierno de Carmena en materia de movilidad, un asunto que siempre tratan desde un punto de vista ideológico. No ofrecen alternativas a los madrileños, sino que imponen restricciones y prohibiciones. Y lo único que consiguen es que Madrid se convierta en una ratonera para los conductores, algo que no hace más que aumentar los atascos y, con ello, la contaminación. Por no hablar de muchos de los nuevos carriles bici, que no cuentan con el respaldo de asociaciones de ciclistas y usuarios por considerarlos peligrosos. Y este es otro ejemplo, por el cruce con Marqués de Urquijo y Bailén y los nuevos estacionamientos», manifiesta el portavoz del Grupo Municipal Popular, José Luis Martínez-Almeida.

El concejal de Ciudadanos responsable de los temas de Medio Ambiente y Movilidad, Sergio Brabezo, apostilla que es «un error en movilidad, otro más». «No hay una estrategia de movilidad. A la bicicleta hay que integrarla no segregarla. Se está poniendo en riesgo a los ciclistas con aparcamientos a los lados».

El PSOE, a través de Chema Dávila, solo ha criticado por el momento el diseño de la calle Alcalá, que calificó de «locura» al dejar un solo carril por dirección para el vehículo privado y no estar avalado por estudios. Sobre Pintor Rosales no se ha pronunciado.