Madrid

Buitrago de Lozoya reabre la piscina de Riosequillo y pospone las obras

Un acuerdo entre el Canal de Isabel II y el Ayuntamiento permite arreglar el problema de seguridad

Las piscinas de Riosequillo, en Buitrago del Lozoya
Las piscinas de Riosequillo, en Buitrago del Lozoya - ABC

Un convenio entre el Ayuntamiento de Buitrago del Lozoya y el Canal de Isabel II (CYII) ha permitido la reapertura de las piscinas naturales de Riosequillo. La compañía que gestiona el agua en Madrid decidió cerrar durante todo el verano este área recreativa, una de las más grandes de Europa, debido a una serie de «deficiencias estructurales» que impedían su puesta en marcha.

El acuerdo suscrito entre ambas administraciones ha propiciado que en quince días se hayan resuelto los problemas de seguridad que dificultaban su apertura, tal y como indicaron a este diario fuentes del Canal de Isabel II. En virtud de este pacto, el Consistorio se encargó de los trabajos para garantizar las normativas básicas de protección para los usuarios y de contratar al personal médico y a los socorristas. El Canal, por su parte, se responsabiliza de la arquitectura de la piscina y, por ello, sufragará las obras de mayor envergadura que tienen que ver con la depuradora y el vaso de la piscina.

No obstante, éstas labores no se realizarán hasta que termine la temporada, ya que está pendiente la elaboración del presupuestos. Por ello, las piscinas permanecerán abiertas hasta el 3 de septiembre, aunque esta fecha es prorrogable hasta el 15 de septiembre en función de las previsiones del tiempo, según informaron a ABC desde el Ayuntamiento de Buitrago. El área recreativa de Riosequillo, que cuenta con más de 4.500 metros cuadrados y una superficie para albergar un aforo de 2.000 personas, abre de 11 a 21 horas, excepto los lunes, día en que permanece cerrado. El entorno cuenta con un aparcamiento para 400 vehículos.

Con el cambio de gestión, las tarifas se han encarecido y el cierre se ha adelantado de las 21 a las 20 horas. El precio de entrada el verano pasado ascendía a 3,5 euros para adultos en fines de semana y festivos, y 2,5 euros los niños y mayores de 65, mientras que ahora supone 5 euros y 3,5 euros, respectivamente. Entre semana, el precio del billete en 2016 costaba 3 euros para los adultos y de 2 euros para los niños de entre 3 y 14 años y los jubilados. Y este año será de 4 euros en días laborables y 3 euros para niños y jubilados. Según datos de la Comunidad, en los últimos años acogió una media de más de 47.000 personas en los dos meses que permanece operativa.

Toda la actualidad en portada

comentarios