El Almirante Pascual Cervera y Topete - ABC / Vídeo: Barcelona da la bienvenida a la nueva calle Pepe Rubianes

Boadilla dará una calle al Almirante Cervera tras la «humillación a la historia» de Colau

El alcalde del municipio responde a la decisión de la alcaldesa de Barcelona y rinde homenaje al héroe de la guerra de Cuba

MADRIDActualizado:

El Almirante Pascual Cervera y Topete tendrá una calle en Boadilla del Monte, concretamente en uno de los nuevos ámbitos cuyas vías públicas rinden homenaje a ilustres marinos que han servido a lo largo de la historia en la Armada Española.

La decisión ha sido tomada por el alcalde del municipio, Antonio González Terol, después de que ayer Ada Colau retirase la calle del Almirante en Barcelona, tras denominarlo «facha», y la sustituyese por Pepe Rubianes. González Terol critica el atrevimiento de Colau y atribuye a Rubianes la frase: «La unidad de España me suda la polla por delante y por detrás».

El político del Partido Popular asegura que poner a una de las vías de Boadilla el nombre del Almirante Cervera constituye una manera de «reparar el oprobio y humillación a nuestra historia, a nuestra nación y a nuestras fuerzas armadas» que ha supuesto la determinación de Colau.

Esta nueva denominación se sumará a la Avenida de la Armada Española y las calles Federico Gravina, Marqués de la Victoria, Alonso Pérez de Guzmán, Cosme Damián Churruca, Álvaro de Bazán, Blas de Lezo, Méndez Núñez, Jorge Juan, Marqués de la Ensenada y Virgen del Carmen.

Pascual Cervera y Topete comandó los barcos que participaron el 2 de julio de 1898 en la batalla de Santiago de Cuba contra las naves norteamericanas dirigidas por el Almirante Samson.

Desde el Ayuntamiento se subraya que con una «desproporción abrumadora de fuerzas», Cervera cumplió, contra su criterio, las órdenes que se le trasladaron y sacó sus barcos del puerto para enfrentarlos a la poderosa Armada americana que en muy poco tiempo destruyó todas las naves españolas causando 323 muertos, 151 heridos y casi 2.000 prisioneros, entre ellos el propio Almirante. Por el bando americano hubo un muerto y dos heridos.

Esta derrota significó la pérdida de la última colonia española después de que Filipinas hubiera caído poco antes en poder de los norteamericanos.

Cervera regresó a España donde falleció en 1909 después de haber dedicado a la Armada Española, en distintos destinos y responsabilidades, 56 de los 70 años que vivió.