Una modelo, mostrando uno de los trajes de novia en la pasada edición de «Leganés se casa»
Una modelo, mostrando uno de los trajes de novia en la pasada edición de «Leganés se casa» - EBDLB

El «barrio de las bodas» de Leganés da trabajo a más de 2.000 personas

En unos días se celebra la segunda edición de «Leganés se casa», la feria que reune a más de 50 negocios relacionados con los enlaces nupciales

MADRIDActualizado:

Una iniciativa de las mujeres empresarias de Leganés ha revitalizado la economía de este municipio. Así lo reconocía este miércoles su alcalde, Santiago Llorente, al referirse a «El barrio de las bodas», la idea que concentra a cerca de cincuenta negocios relacionados con los enlaces nupciales en esta localidad del sur madrileño. El sábado 23 de septiembre celebrarán la segunda edición de «Leganés se casa», una feria específica para este sector.

Más de 2.000 personas trabajan actualmente en empresas relacionadas con esta actividad en Leganés. La feria sirve de escaparate a todas estas firmas, o esa es la intención de sus organizadoras, la Unión de Mujeres Empresarias de Leganés (AMEL), la Unión Empresarial de Leganés (UNELE) y el Ayuntamiento de la ciudad.

El sector nupcial ha crecido de forma importante en la localidad, con pequeñas y medianas empresas relacionadas con el comercio de moda y complementos, salones y fincas, restaurantes, y otros servicios como peluquería, cosmética, vídeo y fotografía.

En la Comunidad de Madrid se celebraron en el año 2016 un total de 9.931 bodas, según datos del INE. De ellas, un 24,4 por ciento (2.780) fueron católicas. En el conjunto de España, fueron 172.000 las celebradas. La facturación relacionada con bodas en el país ha bajado durante los años de la crisis de 4.500 millones al año a 1.250 millones, según Autusto Fuentes, vicepresidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) y Presidente de UNELE. «Sin embargo, de 2015 a 2017 el número de matrimonios ha subido una media del 2’5% anual», puntualiza.

La feria «Leganés se casa» tendrá lugar el sábado 23 de septiembre en el centro de la localidad. Es un evento al aire libre donde los visitantes pueden personalizar su boda, ver sobre la pasarela la moda nupcial, conocer las últimas tendencias y servicios en el sector traídas desde los Estados Unidos, y hacer todo ello durante diez horas al día: de 12 a 22.00 horas, con acceso gratuito.

El coste medio de una boda para 150 invitados asciende a 25.000 euros, señala Ana Victoria Muñoz, presidenta de AMEL. Es, señalan en el sector, un evento único que no se reduce sólo a los trajes de los novios y el banquete, sino que incluye decenas de otras actividades, como la moda infantil para vestir a los portadores de las arras, los cuidados corporales para la novia -maquillaje, masaje, tratamiento facial, manicura y pedicura- en los días previos al enlace, la fotodepilación, entrenamientos físicos personalizados, o hasta aprendizaje y ensayos de coreografías para ese día. Eso, sin olvidar los reportajes fotográficos y de vídeo, incluidos photocall, o la preparación del viaje de novios, decoración del local de la boda, regalos y coches de lujo para trasladar a los contrayentes.