Javier Barbero, concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, se mete en un coche en medio de las protestas
Javier Barbero, concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, se mete en un coche en medio de las protestas - EFE

Barbero hará una investigación para determinar si los insultos en la protesta de policías podían incitar al odio

El edil de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid acusa a la delegada del Gobierno de «deslealtad» por la inacción de Policía Nacional

MadridActualizado:

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias de Madrid, Javier Barbero, ha anunciado este martes la apertura de una investigación para determinar si los insultos recibidos en la protesta de esta mañana por parte de unos 300 policías municipales fuera de servicio podrían incitar al odio.

Entre los insultos que ha recibido, el delegado ha citado alguno como «rojos de mierda» «perroflauta» en una protesta por los cambios previstos en el Cuerpo y que ha acabado con él y su equipo acorralados en un bar de la calle Bordadores. El edil ha señalado en rueda de prensa que se ha producido una «clara extralimitación» de la protesta, donde lo que se escuchaban eran «consignas ideológicas».

Asimismo, ha denunciado la inacción de la Policía Nacional en la protesta en que agentes municipales le han insultado y zarandeado su coche, una «dejación de funciones» y «deslealtad» de la que acusa a la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa. «Yo esperaba ser protegido por la Policia Nacional, lo lógico es que hubiera intervenido», ha sostenido hoy Javier Barbero en una rueda de prensa después de que unos doscientos manifestantes le hayan perseguido, insultado y golpeado su coche tras una protesta contra la supresión de una de las dos Unidades Centrales de Seguridad de la Policía Municipal.

«Cada uno con sus responsabilidades», ha ironizado Barbero en referencia al papel de la Policía Nacional durante la protesta, unos hechos por los que la alcaldesa, Manuela Carmena, está «tratando de localizar» a la delegada del Gobierno, según el relato del edil. «Dancausa ha hecho unas declaraciones en las que dice que no ha habido riesgo para mi persona. Lo que yo sí he percibido es que se me ha zarandeado el coche y se ha dado un manotazo a una periodista», ha comentado el concejal, quien esperaba de la delegada como «mínimo» una llamada de teléfono para interesarse por su situación en lugar de su «deslealtad institucional».