Javier Barbero, en su comparecencia sobre Lavapiés el 17 de marzo, un día después de lo ocurrido
Javier Barbero, en su comparecencia sobre Lavapiés el 17 de marzo, un día después de lo ocurrido - Ayuntamiento

Barbero culpa ahora a Dancausa sobre los disturbios de Lavapiés por ofrecer «información falsa»

El delegado de Seguridad defiende su silencio el 15 de marzo, pese a que sabía que la Policía Municipal trató de salvar al senegalés, para «no aumentar el conflicto en el barrio» al contradecir la versión de Policía Nacional

MadridActualizado:

Lavapiés continúa en el epicentro de la actualidad municipal y el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, ha tenido que comparecer este martes en la comisión del ramo a petición del Partido Popular para volver a rendir cuentas sobre cómo se gestionó la crisis el pasado 15 de marzo. De nuevo suscitando la polémica, el edil ha descargado sus responsabilidades sobre la Delegación de Gobierno, que dirige Concepción Dancausa, y la Policía Nacional. El responsable de la seguridad en la ciudad ha reconocido de nuevo que ese día tenía toda la información de lo ocurrido: que el senegalés falleció a causa de un infarto y que varios agentes de Policía Municipal trataron de salvarle la vida. Pero prefirió no decir nada hasta el día siguiente, pese a que la algarada desembocó en una batalla campal en el barrio. Decidió callar, ha dicho públicamente, porque pensó que haber contado la verdad habría provocado «mayor conflicto».

«Desde Delegación no contrastaron con nosotros. Si yo como delegado del área tengo que refutar una versión que es incorrecta, dirían que estamos en conflicto con la Jefatura Superior de Policía de Madrid. El riesgo de aumento de los desórdenes habría sido mayor. Se hubiera producido más conflicto. No queríamos generar más confusión. Optamos por la opción menos mala», ha señalado.

La oposición ha vuelto a pedir las dimisiones de Barbero y la edil de Arganzuela y Usera, Rommy Arce, presente en la comisión. Al primero por su mala gestión sobre los incidentes de Lavapiés y a la segunda por sus manifestaciones en Twitter el 15 y el 17 de marzo cargando contra «el racismo institucional» y la Policía Municipal, una acción que le ha costado su imputación por un posible delito de injurias y calumnias al Cuerpo.

«No lo hizo por falta de confianza en la Policía»

El socialista Ramón Silva ha echado en cara a Barbero que no compareciera a las seis de la tarde del 15 de marzo, una hora después de que falleciera Mbaye, aclarando lo ocurrido. «No lo hizo por la falta de confianza que tiene en la Policía Municipal», ha recriminado. Silva ha dado la razón a la versión del edil acerca de que la Policía Nacional «echó más leña al fuego» informando sobre la persecución policial, pero ha zanjado: «Se podría haber evitado si hubiera salido a las seis de la tarde».

La edil Inmaculada Sanz ha subrayado de nuevo que Barbero «tenía toda la información y no quiso darla porque no se fiaba de la Policía Municipal o peorque le interesaba que se incendiaria». «Ustedes son los bomberos pirómanos», ha remachado.

«No me animo a dimitir»

El concejal reprendido, con tono más severo, ha cerrado su turno de intervención calificando a los populares de «sectarios» al no criticar la actuación de la Delegación de Gobierno. «Lecciones las mínimas», ha advertido. «Ya vale de hacer caja electoral y de traficar con el dolor de las personas», ha sentenciado. Al término de la sesión, el delegado ha afirmado ante los periodistas que no se «anima a dimitir» porque considera que su gestión fue «responsable» y «prudente».