Recreación del futuro aspecto del Edificio España
Recreación del futuro aspecto del Edificio España - ABC

Baraka desvela la nueva imagen del Edificio España

Las obras empiezan en un mes y terminarán en 2019; Printemps, El Corte Inglés y Lafayette pujan por alquilar la zona comercial

MADRIDActualizado:

El Edificio Españarecuperará la esencia de los años cincuenta en 2019, cuando concluya su rehabilitación. En un mes comenzarán las obras, que devolverán al emblemático edificio a su esencia original. «Tengo la ilusión de que sea lo más parecido a darle al reloj hacia atrás 60 años, manteniendo al máximo posible lo que queda en pie, porque el 80 por ciento ya está destruido», expresó ayer el empresario murcianoTrinitario Casanova, que abrió las puertas del octavo rascacielos más alto de Madrid a los responsables municipales y a representantes de entidades sociales como Ecologistas en Acción y Ciudadanía y Patrimonio, con los que ha tenido que «recorrer un largo camino» de negociaciones para sacar adelante el proyecto.

Tras la compra del edificio al grupo chino Wanda por 272 millones, Baraka alcanzó un acuerdo con Ecologistas en Acción para que la organización retirase el recurso en el contencioso-administrativo contra las obras a cambio de que el holding murciano se comprometiese a respetar el interior del edificio y no sólo las fachadas. Por ello, el Ayuntamiento devolvió al inmueble la protección que tenía antes de 2014, cuando se rebajó para permitir demoler sus muros laterales y traseros.

«Se puede y se debe unir la voluntad de la empresa privada, de las administraciones y de los ecologistas», dijo el empresario murciano en referencia a las disputas que mantuvo el equipo de Gobierno de Ahora Madrid con Wang Jianlin, el anterior propietario.

El rascacielos albergará un hotel de 4 estrellas, que gestionará el grupo mallorquín Riu. El «Plaza Madrid» tendrá 700 habitaciones y ocupará todas las plantas a partir de la cuarta. El complejo hotelero conservará su piscina original en la azotea, aunque reducirá su tamaño para hacer sitio a las mesas y zona de copas que formarán parte del «skybar». Como contrapartida, en la planta 16 instalarán otra piscina mayor.

«En un centro de esta envergadura habrá salones de congresos independientes y restaurantes temáticos. Los últimos detalles dependerán del decorador y del inquilino», indicó Casanova, que ha contratado a dos equipos de arquitectos, Luis Galiano, del estudio RCCyP, y Arditecnica, para llevar a cabo la reforma.

La primera actuación que se emprenderá en abril será en la consolidación de las estructuras y la rehabilitación de la fachada. «El edificio está vacío, algo que es positivo. Nos permite avanzar mucho más. Si tuviéramos que hacer toda la demolición interior de los revestimientos, posiblemente, tendríamos uno o dos años más de obras. Esto nos ha permitido reducir el plazo a 18 meses», explicó a ABC el director general de Baraka, Fructuoso Flores Silvestre. El derribo del interior también permitirá que el coste global de las obras se reduzca a los 150 millones de euros.

Arrendamiento

Durante estos meses se cerrará el trato sobre el alquiler de la zona comercial. Las galerías ocuparán 15.000 metros cuadrados, que se repartirán entre el primer sótano, la planta baja, primera y segunda. El segundo sótano se reservará al aparcamiento. Según ha indicado el propio Casanova, la firma francesa Galeries Lafayette, Printemps y la española El Corte Inglés han sido de las primeras en pujar por arrendar este espacio.

«El tiempo máximo para cerrar el acuerdo lo marca la inauguración, que sí que me interesaría abrir el hotel y el centro comercial a la vez», comentó Casanova. «Esperamos que el día de la apertura esté todo ocupado, ya que las negociaciones que están avanzadas», añadió.

Los accesos actuales al edificio se mantendrán para la entrada principal del hotel. Aunque se mantendrá la estética original, sí que se ampliará el vestíbulo. «Además, se abrirán accesos privados para que si en un momento determinado hay una convención o una boda, los invitados al evento no tengan mezclarse con los inquilinos del hotel, sino que accedan directamente a la sala correspondiente», matizó el propietario de Baraka. A la zona comercial se accederá directamente por la esquina de Plaza España con Gran Vía y por la confluencia con Princesa.

Recuperar la «historia»

El proyecto de Baraka pone fin a 20 meses de tiranteces entre el anterior propietario del inmueble y la administración. Un hecho que todas las partes implicadas celebraron con «alegría». «Conocí este edificio abierto cuando era hotel y yo una adolescente inquieta. Me encantaba», contó Manuela Carmena. «Aunque sea difícil, siempre se puede hablar, negociar y avanzar para conseguir algo que es bueno para todos», dijo, para subrayar que «a todos nos une que este edificio recupere su historia».

Casanova, por su parte, tras la reciente compra del antiguo Hotel Carlos V, en la calle Maestro Victoria, 5 y el edificio del número 13 de la calle Preciados por 150 millones, seguirá con el ojo puesto en el mercado inmobiliario de Madrid. «Si sale alguna operación interesante seguiremos comprando», afirmó el empresario, que considera la capital como «una ciudad con perspectivas muy positivas».