El futuro estadio de Vallehermoso, en Chamberí
El futuro estadio de Vallehermoso, en Chamberí - AYUNTAMIENTO DE MADRID

El Ayuntamiento suprime el parking del futuro estadio de Vallehermoso con casi 500 plazas

El complejo, con aforo para 10.000 personas, aspira a albergar competiciones internacionales

MADRIDActualizado:

Las obras del estadio de Vallehermoso comenzaron el pasado abril, con casi medio año de retraso y con un presupuesto reducido en cuatro millones de euros con respecto a lo previsto. Para lograr el objetivo de inaugurar en este mandato el complejo que aspira a convertirse en «el cuartel general» del atletismo en España, el Ayuntamiento de Madrid ha optado por suprimir las dos plantas de aparcamiento subterráneo que iban a acoger un total de 439 plazas. El complejo, que contará con 30.000 metros cuadrados de superficie y aspira a albergar competiciones internacionales, tendrá capacidad para 10.000 espectadores.

El Ayuntamiento de la capital retomó el año pasado el proyecto que el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP) encargó en 2007 al estudio Cano Lasso para la candidatura olímpica frustrada. Las obras para tapar el «cráter» de Chamberí -el agujero que permaneció abierto durante años tras demoler del antiguo estadio de 1957 y quedarse desierta la licitación de los trabajos de edificación- tenían que haber comenzado en octubre, pero su inicio se retrasó porque hasta cinco constructoras rechazaron levantar la instalación. Por este motivo, la obra se ejecutará por 13,3 millones de euros, impuestos incluidos, en vez de los 17 millones con los que el gobierno municipal (Ahora Madrid) había lanzado la puja.

«Efecto Wanda»

«Se trata del proyecto más importante, junto con el de la APR y Gran Vía, que va a dejar el Gobierno de Manuela Carmena esta legislatura, por eso tienen tanta prisa», destaca el concejal del PP Pedro Corral, que recuerda que el compromiso inicial del Ayuntamiento era inaugurar el estadio en octubre de 2018. El nuevo, que mantendrá su nombre original pese a las intenciones de renombrarlo como Estadio de Madrid, dispondrá de las características reglamentadas para las competiciones internacionales de atletismo, con una pista de ocho calles y una cuerda de 400 metros.

El Grupo Municipal Popular propuso, en el último pleno del distrito de Chamberí celebrado el pasado lunes, que el área de Medio Ambiente y Movilidad elaborase un Plan de Movilidad específico para los días en los que se desarrollasen eventos en el futuro estadio, con el fin de evitar un «efecto Wanda Metropolitano» en el barrio. La proposición se aprobó por unanimidad.

El PP logró aprobar por unanimidad una iniciativa para paliar los efectos con un Plan de Movilidad

Desde el área de Cultura y Deportes argumentan a ABC que el estadio de Vallehermoso está situado junto al centro deportivo Go Fit (avenida de Filipinas, 7), que cuenta con 480 plazas dotacionales de aparcamiento para los usuarios del polideportivo y que «podrán estar disponibles los fines de semana para los eventos que se celebren en el estadio». Sin embargo, en la actualidad el horario del centro deportivo Go Fit es de lunes a domingo y en el cartel del aparcamiento, se puede leer un cartel que indica que su acceso es «exclusivo para socios».

«Las dos plantas de parking que estaban planteadas en un primer proyecto no tenían como objetivo ser dotacionales para los usuarios del estadio, sino que eran de carácter comercial», subrayan desde el área de Deportes, quienes también inciden en que el estadio se encuentra en el centro de la ciudad «perfectamente conectado a través del transporte público», «lo que supone toda una referencia para el fomento del uso del transporte público a la hora de asistir a los eventos que se cubren en el estadio».

Pese a las explicaciones, el PP considera que se renuncia a un «elemento muy importante para la movilidad del distrito». «Islas Filipinas es una de las vías de salida más importantes de Madrid, y Cea Bermúdez de entrada. Estos dos accesos se verán afectados por esos grandes eventos: 10.000 espectadores, equipos, jueces, medios de comunicación, seguridad, ...», enuncia Corral, que confía en el Plan de Movilidad sirva para evitar que el barrio se convierta en un «atolladero».