La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en el Pleno de Cibeles
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en el Pleno de Cibeles - JAIME GARCÍA

El Ayuntamiento de Madrid cede una nave de Matadero para un acto contra el día de la Hispanidad

La edil Rommy Arce autoriza el evento, en el que se critica el «exterminio en nombre de la religión católica»

MADRIDActualizado:

La Nave de Terneras de Matadero vuelve a situarse en el epicentro de la polémica. La concejala-presidente del distrito de Arganzuela, Rommy Arce, ha autorizado la celebración de un acto en este espacio de titularidad municipal contra el Día de la Hispanidad, al que los organizadores tachan de «colonialista». La edil de Ahora Madrid, que pertenece al sector anticapitalista, también dio permiso para organizar en este local un evento a favor del referéndum ilegal de Cataluña. El coloquio, finalmente, fue suspendido por la Justicia tras la denuncia del Grupo Municipal Popular.

El evento reivindicativo comenzará con un pasacalles, que partirá a las dos de la tarde desde la plaza de la Cebada y llegará sobre las seis a Matadero. Sus promotores pretenden denunciar con ello que el desfile del 12 de octubre, día de la llegada de Cristóbal Colón a América, «representan el inicio de un proceso de violenta imposición cultural, política y militar» y «el exterminio de millones de personas en nombre de la civilización y de la religión católica; así como la estigmatización y discriminación histórica más absoluta de pueblos y culturas».

Precisamente, con este mismo propósito se colgó el año pasado en el balcón de la Junta Municipal del Distrito Centro, en plena calle Mayor, la bandera wiphala, símbolo de «la resistencia indígena contra la dominación colonial de los españoles».

Pleno sobre la Constitución

Sin embargo, según denunciaron ayer PP y Cs, cuando de lo que se trata es de apoyar la Fiesta Nacional, Ahora Madrid no pone tantas facilidades. El portavoz del Grupo Municipal Popular, José Luis Martínez-Almeida, acusó ayer a la alcaldesa de la capital Manuela Carmena de querer celebrar el Día de la Hispanidad «de manera clandestina».

Hace doce días que el Pleno del Ayuntamiento aprobó una proposición, presentada por el PP, y que contó con el apoyo de PSOE y Cs, para engalanar las calles y los espacios municipales con enseñas nacionales, repartir la Carta Magna en los colegios madrileños y celebrar una sesión extraordinaria esta semana para que todos los grupos municipales mostrasen su adhesión y compromiso con la Constitución de 1978. Pese a que la iniciativa especificaba que este pleno tenía que realizarse «durante la semana del 12-O», el Gobierno municipal decidió que, de celebrarse, sería el 16 de octubre, cuatro días después de la Fiesta Nacional.

«Manuela Carmena no puede seguir incumpliendo los acuerdos plenarios y mantenerse equidistante en lo que a la defensa de la Constitución se refiere, debe respetar la voluntad mayoritaria del pleno», censuró Martínez-Almeida. «Les pedimos que nos expliquen qué tipo de alergias o prejuicios les produce este pleno y su posición sobre la unidad de España», exigió, a su vez, la portavoz de Ciudadanos en el Consistorio, Begoña Villacís, que también lamentó que «el gobierno de Carmena condicione la celebración del pleno a que se alcance un consenso entre los cuatro grupos, cuando el reglamento no lo dice ni ellos lo cumplen en ninguna junta de distrito».

La portavoz del PSOE, Purificación Causapié, por su parte, se desmarcó de las quejas y señaló que «lo importante es que los grupos sean capaces de consensuar una declaración institucional y que el pleno lance un mensaje de unidad».