Una multitud de gente durante la fiestas del Orgullo Gay
Una multitud de gente durante la fiestas del Orgullo Gay - ISABEL PERMUY

El Ayuntamiento fijará un aforo máximo en seis plazas durante las fiestas del Orgullo Gay

El Plan de Movilidad incluye carriles de emergencia en la Gran Vía y Prado-Recoletos

MadridActualizado:

Cuando apenas queda mes y medio para el World Pride, la celebración mundial del Orgullo Gay y que este año tiene lugar en Madrid, el Consistorio de la capital ya comienza a esbozar los detalles de los distintos dispositivos. Este lunes se celebró la reunión en la que las áreas de Movilidad y Seguridad acordaron algunos puntos acerca del plan de tráfico y accesos al centro durante la semana de festejos, la última de junio y primeros días de julio.

En la reunión se decidió que, durante las jornadas de festejos, las seis plazas principales del centro que tendrán escenarios y, por lo tanto, sufrirán aglomeraciones de personas, contarán con un aforo limitado, que aún no ha sido especificado. Según ha podido saber este periódico, se trata de las de Chueca, Pedro Zerolo, Rey, Puerta del Sol, España e Independencia (Puerta de Alcalá).

Las fuentes consultadas indicaron que las cuatro primeras son las más «críticas», debido a que se encuentran en áreas más cerradas, mientras que las plazas de España y de la Independencia son mayores y, por lo tanto, más diáfanas. Como se ha venido informando, el Consistorio de Carmena ha querido ampliar a otras partes del distrito de Centro, no solo Chueca (barrio de Justicia), los festejos de esta multitudinaria cita.

Filtros policiales

Se instalarán filtros policiales en torno a estos enclaves, situados en puntos estratégicos como la Gran Vía, Barquillo y la calle de Hortaleza. Asimismo, habrá carriles de evacuación para evitar que cualquier incidencia provoque un tapón humano y acabe peor de lo que empezó.

De estas labores y del resto se encargará la Policía Municipal; muy especialmente, agentes de las Unidades Integrales del Distrito de Centro Norte y Sur, aunque también de otros barrios afectados. También participarán miembros de la Unidad de Apoyo a la Seguridad (UAS), lo que queda de las antiguas UCS o «antidisturbios» del Cuerpo local.

Pero no será esta la única novedad del Orgullo Gay de este año. Siguiendo la estela de la pasada Navidad, se ha decidido habilitar carriles especiales en dos de las avenidas principales del centro. La primera afectada será la Gran Vía, de cabo a rabo, entre la plaza de España y el cruce con la calle de Alcalá.

El Plan de Movilidad estipula la habilitación de un carril central amplio para vehículos de emergencias y otros autorizados, probablemente los días 30 de junio y 1 y 2 de julio (viernes, sábado y domingo). Es cuando se espera mayor afluencia de público en el centro. Eso sí, en principio, se descarta la peatonalización de la Gran Vía, que tanta polémica levantó el pasado mes de diciembre e inicios de enero.

Otro carril especial de similares características se habilitará el 1 de julio, con motivo de la gran manifestación del Orgullo. Atravesará todo el recorrido, desde la glorieta del Emperador Carlos V (Atocha), hasta la plaza de Colón, pasando por todo el paseo del Prado y el de Recoletos.

Otro asunto, aunque está aún por determinarse y se abordará por parte de la Policía Nacional en una reunión prevista para esta semana, será si existe necesidad de prohibir, como ya se hizo en Semana Santa, el acceso de camiones y vehículos de gran tonelaje (de más de 3.500 kilos de masa máxima autorizada) en el perímetro de las celebraciones; así como la colocación de elementos arquitectónicos y vehículos policiales que sirvan de escudo de seguridad. Recuerdan las fuentes consultadas que España se encuentra en alerta 4 antiterrorista, algo que no hay que perder de vista en eventos de gran afluencia de público como será el World Pride 2017.

De hecho, los cálculos tanto del Ayuntamiento de Madrid como de la Comunidad sobre el número de personas que vendrán con motivo de estas fiestas son más que favorables. Se habla de cientos de miles de personas, a las que habría que sumar la magra población con que cuentan la ciudad y su área metropolitana.