Fiestas populares

Asociación de cannabis, okupas, 15-M y abertzales, en la comisión de fiestas de La Paloma

La organización incluye el centro Potemkin, que organiza charlas de proetarras como Joseba Permach y Pablo Hásel

Las calles de embajadores y Lavapiés en el inicio de las fiestas de San Lorenzo
Las calles de embajadores y Lavapiés en el inicio de las fiestas de San Lorenzo - JOSE RAMÓN LADRA

La Concejalía del distrito de Centro promete unas fiestas de verano distintas a las celebradas hasta ahora cada agosto, y parece que lo va a conseguir. Al menos, en lo que a su comisión organizadora se refiere. En el largo listado de promotores, figuran desde diversos colectivos claramente vinculados al 15-M a la asociación de cannabis madrileña, pasando por la casa okupa Potemkin, una de las más radicalizadas. En ella se han organizado charlas de conocidos condenados por pertenencia a ETA, como Joseba Permach, o el rapero Pablo Hásel, sentenciado a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. Una comisión, por cierto, en la que también figuran los cuatro partidos del arco municipal: Ahora Madrid, PP, PSOE y Ciudadanos.

Las fiestas de San Cayetano arrancaron ayer; las seguirán las de San Lorenzo (10 de agosto) y las de la Virgen de la Paloma (15 de agosto); dos semanas de celebración, en teoría, de lo más castizo de la capital, en los barrios de Embajadores, Rastro y Lavapiés. Ya en una nota de prensa, el Ayuntamiento anunciaba que «este año se han diseñado unas fiestas diversas y participativas que reflejan la riqueza cultural del distrito: modernidad, pero sin perder la esencia». El programa se desglosa bajo el lema «Libres de actitudes violentas, homófobas y machistas».

Hasta ahí, nada extraño. Sin embargo, en la página 18 del amplio dossier y calendario de festejos, en el epígrafe que engloba a la comisión organizadora y dentro de la Plataforma por unas Fiestas Populares de Lavapiés, figura una veintena de entidades y empresas. De ellas, llama la atención la inclusión de algunas claramente ideologizadas y vinculadas al 15-M, como la PAH de Centro; CIES NO Madrid (grupo que promueve el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros); la Asociación Madrileña de Estudios para el Cannabis (AMEC), que también aparece en el capítulo de colaboradores; los grupos antisistema Ateneo Coopeativo Nosaltres y Eskalera Karakola (que promueven las llamadas «jornadas antirrepresivas» en inmuebles usurpados); la Red de Solidaridad Popular (Centro-Arganzuela)...

El caso más grave, sin embargo, es la inclusión del llamado centro social Potemkin. Esta casa okupa, que se define como «espacio antifascista», ha acogido charlas sobre hip-hop de Pablo Hásel, quien en 2014 fue condenado a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. Subió a YouTube canciones en las que alababa atentados de ETA, el Grapo, Terra Lliure. Ese mismo espacio antisistema fue elegido en 2014 para acoger unas jornadas «contra los juicios políticos» en el País Vasco, con el condenado Permach y la dirigente de Segi Amaia Elkano. Tuvo que ser suspendido.

Toda la actualidad en portada

comentarios