Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE, en su despacho de la Asamblea de Madrid
Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE, en su despacho de la Asamblea de Madrid - ERNESTO AGUDO
ENTREVISTA

Ángel Gabilondo: «Haré un gobierno sin sectarios, abierto a personas de otros ámbitos»

El portavoz socialista, que defenderá en días la moción de censura contra Cristina Cifuentes, advierte que «para ser político hace falta ser honesto, no títulos»

MADRIDActualizado:

En sólo unos días, con el 7 de mayo como fecha límite, el portavoz del PSOE en la Asamblea defenderá la moción de censura que su grupo ha planteado contra Cristina Cifuentes tras el escándalo de su máster. Cree que ha llegado la hora de abrir una nueva etapa porque «la situación era insostenible, con máster y sin máster».

¿Es usted un radical?

Yo creo que no lo soy. Si algo me puede producir inquietud son los extremismos, los sectarismos, los partidismos. Es algo que me parece poco atractivo personalmente, y también para la sociedad, que creo que lo mira con mucha reticencia. Una cosa es que uno tenga firmeza en sus convicciones, y otra que quiera ser un extremista, que considere que sólo el tiene la razón. Ni yo soy así ni creo que el proyecto que nosotros defendemos sea así.

A las puertas de un cambio en el gobierno regional, hay dos posibles escenarios: moción o cambio de una persona por otra dentro del PP. Si finalmente hay moción de censura, ¿en el nuevo gobierno estaría sólo el PSOE o estarían otros partidos?

La moción la hemos presentado nosotros, ha dicho que la va a apoyar Podemos, ya veremos lo que hacen los demás grupos. Bienvenidos sean todo aquel que quiera apoyar una moción que está trabada en torno a un proyecto que es el de asuntos que hemos votado conjuntamente, al menos tres grupos y a veces los cuatro: no vamos con el programa del PSOE para que en ocho meses se aplique. Vamos con un programa que entiende que lo que ahora hace falta son consensos y acuerdos. Como ya hay debates hechos, y además en sedes parlamentarias, y con resoluciones aprobadas, lo que vamos a hacer es poner en marcha eso. Para llegar a las próximas elecciones en las condiciones de mayor serenidad política y social. Las elecciones, en todo caso, son en la primavera del 19. Si antes hay una dimisíon, decae la moción de censura. Hay muchísimos acuerdos: ahora lo que queremos es que se cumplan.

¿En un año escaso que queda, va a dar tiempo a hacer algo?

Ese es nuestro desafio: nostros hacemos una propuesta de doscientas y pico acciones concretas, todas votadas y aprobadas en la Asamblea de Madrid. No son propuestas de lo que nos gustaría que pasara, sino sobre los acuerdos a que se ha llegado en la Comunidad de Madrid, y que no contradice nuestras opciones, porque los hemos votado. Todo lo que hemos puesto, yo he subrayado que es importante que se pueda hacer en un año y con los presupuestos de que disponemos. Nuestra obsesión es la viabilidad. Pero claro que hay un riesgo de que luego no lo hagamos bien; estoy dispuesto a correr ese riesgo político de que esto resulte o no resulte.

También habría cosas que se frenarían.

Si; las grandes leyes necesitan grandes consensos, si queremos sostenibilidad y estabilidad. Una ley como puede ser la de Universidades, o la del Suelo, necesita de grandes consensos. Si en algo he mostrado mi disconformidad es porque esas leyes no tienen grandes consensos, no sólo la mayoría para que la puedas sacar. ¿Ahora estamos en circunstancias de lograr esos grandes consensos sobre esas leyes? Fácil no va a ser, esa es la verdad. Pero las leyes que hay que hacer sobre el suelo y sobre universidades, tiene que ser sobre grandes consensos. Podemos trabajar por ejemplo sobre un modelo de financiación de las universidades públicas: realismo, pragmatismo, pero vinculado a respuesta a necesidades de la sociedad y a nuestras propias convicciones compartidas con distintos grupos

¿Ha pensado ya en su gobierno, cómo va a ser?

Primero, tengo muy poca tendencia en ponerme en la visión de que yo soy presidente de la Comunidad: no tengo esa ansiedad, ni esa ensoñación. Cuando haya de ocurrir, que ocurra. Pero en esta tesitura, a quien le corresponda gobernar, fuera quien fuere, debería tener en su gobierno a personas que no sean extremistas, que no sean partidistas, que no sean sectarias. Que tengan solvencia y competencia para entender que lo que se trata es de resolver problemas de los ciudadanos. Y que tengan convicciones que tienen que ver con la prioridad de la dimensión social de lo público. Dentro de ese ámbito, es más fácil que encuentre a algunas personas militantes socialistas, pero puede ser que no, estoy abierto a que sean también personas de otros ámbitos.

¿Eso significa de otros partidos?

En principio nosotros no hemos pensado de ninguna manera, en ningún momento, en un gobierno de coalición ni en un reparto de consejerías, ni entrar en una negociación ahora de todos los proyectos que tenemos o de los programas políticos. No creemos que lo que haya que hacer ese año es eso. Nuestra propuesta es un gobierno que no es de coalición, que no distribuye consejerías, sino un gobierno de respuesta conjunta a partir de lo aprobado.

¿El voto de la moción de censura será secreto?

No, yo creo que no. Me extrañaría que fuera secreto.

¿La defenderá usted?

Si, yo

«La dimisión de Cifuentes creemos que llevaría a una alternativa dentro del propio PP que nos parece que está sin proyecto para Madrid, y en una especie de letargo mortecino»

¿Se fía de Ciudadanos? Han dicho que van a apoyarles si no hay dimisión previa, pero no han encontrado hueco para reunirse con ustedes.

Si, me fío de Cs. No haría una propuesta sin fiarme de ellos. Lo que también quiero decir es que la política es muy voluble, y las posiciones tienen una cierta tendencia a poder ser cambiantes. Hay que esperar hasta el último momento. Me fío, pero ellos que también se fían de sí mismos, tienen la capacidad de, según estén las cosas, reorientar sus decisiones. De hecho, da un poco la impresión de que están a la espera de ver si se dirime lo de la dimisión, porque con eso decaería la moción, y entonces estaríamos en un escenario distinto de investidura. Estamos a expensas de ver qué pasa estos días. Nosotros no hemos pedido la dimisión: creemos que llevaría a una alternativa dentro del propio PP que nos parece que está sin proyecto para Madrid y en una especie de letargo mortecino, y de la inercia de sobrevivir aquí y resolver sus propios problemas o los problemas generados por ellos mismos. Lo lógico es la moción de censura, que es la forma parlamentaria de exigir responsabilidades políticas. No estamos juzgando, ni entrando en las decisiones de la universidad; sólo estamos diciendo que vemos que hay un comportamiento presuntamente irregular de algunas personas de la unviversidad que presuntamente ha sido en beneficio de la persona con responsabilidad máxima en esta Comunidad.

¿Entendería y permitiría que otro partido le ponga condiciones al candidato a la moción de censura?

Yo sí entiendo que hablemos, pero no creo que sea el espacio de los ultimátums, para ver si cumplimos lo que hemos aprobado. Ellos han tenido oportunidad de hacer otra moción de censura, y haber puesto su propio candidato. Pero sí es verdad que tenemos que hablar de cómo lo hacemos mejor; no nos vamos a empezar a poner condiciones, esas condiciones me parece más bien para entrar en un gobierno o apoyar un gobierno cuando haya elecciones, pero ahora me parece que no es ese el escenario. Aunque sí hay que escuchar y mejorar la propuesta con las aportaciones de los demás.

¿Alguien se debe asustar por la posibilidad de un gobierno del PSOE en la Comunidad?

No es tanto que la ciudadanía tenga inquietud como que hay algunos que quieren que la tengan. Ni por el programa que presentamos ni por mi, ni tampoco creo por el PSOE... no creo que haya condiciones para empezar a hacer discursos de la pérfida izquierda que quiere arrasar con los valores de Madrid. Madrid es una comundiad con gente extraordinaria, que trabaja y lo que quiere es que se resuelvan sus problemas y que se haga de tal modo que no quede nadie al margen, con igualdad de oportunidades y sin pobreza, sin dejar a nadie en el camino. Si alguien quiere asustar, pues que asuste, pero que sepan que la ciudadanía es inteligente y sabe valorar.

Si dimite Cifuentes, no habrá mocion de censura y sí un presidente interino del PP. ¿Esto resuelve la situación?

Resuelve algunas cosas, pero no la situación en que se encuentra la Comunidad de Madrid. Yo en el estado de la región dije ya que la situación era insostenible, y era antes del máster. Creo que la situación es insostenible con máster o sin máster. Esto ha añadido una percepción, una convicción de que presuntamente se utilizan las instituciones con un concepto del poder como si no estuviéramos entre iguales sino que algunos tuvieran especiales privilegios frente a los demás, y esto ha mandado un mensaje que ha producido una alarma social muy grande. Por eso sí creo que se arreglan algunas cosas si se cambia la presidenta, pero no se resuelve del todo el que en Madrid hay una inercia de un proyecto inacabado, en el caso de que haya un proyecto como tal, y hace falta un cambio que creo que el PP hará mejor sin estar en el gobierno.

¿Qué le parece lo que ha determinado la investigación de la Universidad Rey Juan Carlos?¿Es suficiente?

Aquí hay niveles. Respecto a la autonomía universitaria, la universidad tiene que hacer un proceso y tomar decisiones. Yo creo que debería ir con energía y coraje académico hasta el final, para aislar, o separar, o sancionar o abrir expediente a las personas que se han comportado irregularmente. Todos los que amamos la universidad pública sabemos que se defiende mejor procediendo con contundencia en asuntos en que no se ha procedido adecuadamente. Le pido al rector que tenga energía para hacerlo. Y desde luego, si algo es improcedente, tendrá que plantearse el sentido de ese instituto, las personas que han procedido inadecuadamente ... y con respecto al título, ellos sabrán lo que hay que hacer, y la presidenta. Aquí la pregunta es si se ha cursado o no, porque si no se ha cursado, se tiene un título que no se debe tener. No es que se ponga en un currículum un título que no se tiene; si se tiene, lo que pasa es que no se debería tener. Hay responsabilidades políticas, jurídicas y académicas. Hay mucha gente que ha estudiado y estudia o trabaja que necesita también saber que se distingue entre toda su gran labor y quienes han procedido inadecuadamente. Coraje académico para el rector, y que sepa que todos veremos con muy buenos ojos que defienda la universidad pública por el procedimiento de aislar a quienes no se portan bien.

Están aflorando muchos casos de currícula inflados de políticos. ¿Es problema de los políticos o de las universidades?

Hay distintos tipos de problema. Uno es el de los curricula; hay unos cuantos que o quitan ahora títulos que tenían puestos, o matizan que los hicieron pero de esa manera... Pongámos lo que hemos hecho, y con transparencia. Los títulos solo tienen sentido si son para mejorar tu formación. Si son títulos para exhibir o para poner una especie de elitismo de los títulos... para ser político hace falta ser honesto, trabajador, competente, y tener buena formación sí, pero esta obsesión de ver quién tiene más títulos y de sitios más singulares, no me gusta a mí este concepto. Y por otro lado, me parece que vamos a poner lo que de verdad se ha hecho. Los ciudadanos pueden entender que uno tenga menos títulos si cumple las otras condiciones. Pero hay otro tema, que es el de la señora Cifuentes, que no tenemos que identificarlo con el asunto de los currícula: ella puede decir que ha puesto lo que tiene, el problema es que no lo tenía que tener presuntamente. El problema es si ha cursado o no eso, si ha ido a las clases, si se ha examinado, si ha hecho los trabajos, si ha pasado por un tribunal regular o irregular, si le han aprobado asignaturas con falsificación de firmas, si se ha matriculado fuera de plazo... Ese no es el problema que tiene el que haya puesto algo en el curriculum inadecuado, que yo no defenderé que se haya hecho, sobre todo si con celeridad se corrige, se reconoce, se dice que es un error y se explica. Ahora, si alguien está pensando que con este tema de los currícula se dice que es el mismo caso que el de Cifuentes, que como presidenta de Comunidad se le pide una ejemplaridad, y además en sede parlamentaria ha dado versiones que no son complatibles con la verdad, creo que la responsabilidad política es muy diferente.

En el caso del señor Franco, ¿usted se ha sentido incómodo con esta situación?

Lo que digo es que él hizo muy bien en salir muy pronto y explicar que esto es una historia de hace 23 años, es un error, que no ha echado la culpa de ello a un error administrativo ni al periódico que lo publicó, y que rectifica hace 15 años. Hizo estudios de Matemáticas pero no acabó los estudios, y dio unas clases de matemáticas y ponía profesor. Pero ni ha falsificado un acta ni ha utilizado su situación de privilegio para lograr ninguna ventaja, ni ha aprobado asignaturas sin asistir, ni ha hecho uso indebido de cargo alguno. Creo que es un error, que se debe corregir y que todos debemos aprender que en los currícula de todos los politícos y de toda la sociedad, debemos poner lo que hemos hecho.

¿Qué va a pasar en la recepción de 2 de mayo, puede presidirla Cifuentes?

Es un asunto que produce cierta inquietud. El debate de la moción puede producirse hasta el 7 de mayo; parecería que lo razonable es llegar allí en una situación de alguna normalidad institucional y en este momento no lo hay mucho, y no sé cómo la podría llegar a haber.

Después de esto, parece evidente que será el candidato a la Comunidad en 2019. Se especulaba con que lo fuera para la Alcaldía. ¿Esto es un alivio para usted?

Si finalmente hubiera una dimisión de la presidenta, para yo ser candidato en 2019 debería ocurrir lo siguiente: que me presentara a unas primarias del partido y las ganara. Por respeto al propio proceso y a quienes tienen que decidir sobre eso, yo no juego con la hipótesis de que ya soy el candidato. Eso está por decidir. Y está por decidir si yo me presento, y si se me apoya. Lo que sí he mostrado es toda mi disposición. Yo me veo más en la gestión de una Comunidad que en el Ayuntamiento. Pero también como candidato creo que en política es muy importante cómo te ven los demás, no sólo cómo te ves a tí mismo, y es cierto que hay muchos que me veían o me ven como candidato allí. Pero me gusta más la gestión de las políticas públicas, sanidad, educación, políticas sociales, vivienda, más que la política municipal. No estoy nunca cerrado a nada, pero todo parece indicar que si finalmente soy candidato a algo, sería a la Comunidad de Madrid.