Operarios de la EMT colocaban ayer las «aletas de tiburón» en los impares de la calle Sagasta - Foto: MAYA BALANYA | Vídeo: DAVID DEL RÍO

Las «aletas de tiburón»: la nueva trampa de la calle Sagasta

Un vehículo eléctrico se queda clavado en estos artefactos de seguridad que el Ayuntamiento va a incorporar en todos los bulevares

MadridActualizado:

Medio Ambiente y Movilidad, a través de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), comenzó a instalar el pasado miércoles «aletas de tiburón» en la calle Sagasta, una actuación que extenderá a Carranza y Alberto Aguilera durante las próximas tres semanas, informaron desde la EMT. Ni 24 horas llevaba incorporada esta medida de seguridad en la vía cuando un coche eléctrico, un BMV i3, se quedó clavado en el artefacto de movilidad. A las 9.10 de la mañana, sin que el área de Inés Sabanés hubiera informado sobre el corte de carril por la incorporación de los dispositivos, el coche se quedaba atascado. Fue necesaria la intervención de una grúa municipal para mover al vehículo, un gasto que tendrá que sufragar el piloto atascado en la «aleta».

Sanción de 200 euros

Los agentes de movilidad, además, denunciaron al conductor por estacionar en el carril-bus, una multa que acarrea 200 euros. Se levanta también acta por daños al patrimonio para el conductor. Los trabajos de la EMT en Carranza continuarán previsiblemente el próximo lunes, de 9 a 17 horas, ya que las lluvias, previstas para hoy, impiden la incorporación de las «aletas de tiburón», pues se incrustan en la calzada con un taco químico que no permite el contacto con el agua en el proceso de colocación. Además, los operarios desarrollan esta labor con material eléctrico.

Cuando se termine su instalación en los pares de los bulevares, se procederá a situar los de los números impares. Durante su puesta se cortará uno de los carriles al tráfico, pero se permitirá el acceso por el carril-bus. El objetivo de esta medida, indicaron fuentes municipales, es «mejorar la frecuencia de los autobuses al evitar que los coches invadan el carril-bus y el nuevo carril-bici, así como los estacionamientos en doble fila». También se persigue garantizar la seguridad de los ciclistas. La medida no termina de gustar a los usuarios.