Una ciclista circula por el carril bus/taxi, en la calle de Sagasta
Una ciclista circula por el carril bus/taxi, en la calle de Sagasta - MAYA BALANYÁ

Alerta ciclista en Madrid: «En el centro ves un accidente cada 5 minutos»

Los accidentes de bicis se disparan en el interior de la almendra central. El choque con vehículo, principal causa

MADRIDActualizado:

La escena se repite. Un ciclista y un conductor discuten en la zona de los bulevares segundos después de evitar el choque. «Broncas de estas vemos todos los días», apunta un segundo corredor, con el hartazgo de quien asegura convivir cada día en medio de un peligro constante. Los ánimos están caldeados. La muerte de un usuario de BiciMad el pasado martes, atropellado por un camión cuando circulaba por el carril bici de la calle de Alcalá, a la altura del cruce con la calle Marqués de Cubas, ha levantado viejos fantasmas que parecían olvidados en el mundo de las dos ruedas. «En lugar de tomar medidas, esperan a que pase algo grave para llevarnos todos las manos a la cabeza», prosigue el joven, mientras retoma su ruta.

Lejos de mitigar la falta de seguridad, la revisión del Plan Director para la Movilidad Ciclista, acometida por el Ayuntamiento, plantea serias dudas en el eje circulatorio de la capital. La política de segregación, en algunos casos, y la falta de espacio, en otros, son las principales quejas de un pelotón menospreciado, a su juicio, por las autoridades. «Dada su peligrosidad, el punto donde ocurrió el fatídico accidente es uno de los que más hemos denunciado», explica Carlos Enjuto, representante de Madrid Ciclista. Desde su colectivo, llevan meses protestando contra la masiva implantación de carriles diferenciados. «Es un despropósito porque la gran mayoría de accidentes se producen en lugares donde la bicicleta está segregada. Si te paras 5 minutos en el centro, ves un accidente seguro», añade, sin entender el paulatino arrinconamiento de los denominado ciclocarriles 30 (calzadas donde circulan ambos vehículos a 30 km/h como máximo).

Según datos del Ayuntamiento, entre el 1 de enero y el 31 de mayo se han registrado 282 accidentes. «Y eso que no cuentan los percances en que el ciclista se levanta y se marcha», replica Cejudo. Dentro de las cifras oficiales, el distrito de Centro es, con 50, el que más siniestros acumula. Muy lejos quedan Retiro (27), Moncloa (23), Arganzuela (22) o Chamberí (19), los siguientes en el escalafón. En el otro lado, Moratalaz (1), Vicálvaro (2), Usera (3) o Villaverde, Villa de Vallecas, Latina y Barajas, con 4 cada uno, son las zonas que presentan un menor riesgo.

Respecto a las principales causas, cerca de la mitad (132) se producen por colisión con otro vehículo. En ese sentido, Iñaki Díaz, portavoz de Pedalibre, pone el foco en la desigualdad que sufren los ciclistas a la hora de pedalear en la ciudad. «Durante décadas se han construido las ciudades para facilitar el tráfico de coches», señala, con el último atropello mortal como ejemplo: «Concretamente, ese cruce se hizo para que fuera fácil girar a los turismos». Enjuto va más allá y expone la falta de visibilidad que provoca una parada de autobús en dicho punto. «Es el típico atropello de carril bici, ya que conductor y ciclista, cuando transcurren en paralelo, no se ven el uno al otro. Y si encima se da la circunstancia de que llega el autobús, la ceguera es total», expone.

Carriles estrechos

Las caídas (119) son la segunda razón por la que los ciclistas salen malparados. La falta de mantenimiento de algunas calzadas se unen, en este caso, al abandono de las «aceras bici» que aún hoy persisten en el trazado de la ciudad. «Estas vías tuvieron su razón de ser cuando apenas se veían bicicletas», advierte Díaz, convencido del perjuicio que suponen para el peatón. «Ahora, con los nuevos itinerarios, hace falta que sean más anchos y diseñados de forma que los cruces sean intuitivos. No son seguros», subraya, aunque con un mensaje de optimismo: «Pese a que las infraestructuras actuales son mejorables, Madrid ha progresado bastante a lo largo de los últimos diez años».