Sánchez Mato (izquierda) y Mauricio Valiente (derecha) escuchan al moderador de la mesa
Sánchez Mato (izquierda) y Mauricio Valiente (derecha) escuchan al moderador de la mesa - MAYA BALANYÀ

Ahora Madrid cambia la bandera de España por la republicana en la Junta de Retiro

Un concejal de Carmena cede el salón de plenos del distrito para un acto de «formación» en el que participaron Sánchez Mato y Valiente

MADRIDActualizado:

Escena insólita en la Junta de Retiro. Bajo el amparo del Ayuntamiento de Madrid, que dirige Manuela Carmena, la bandera de España que preside el Salón de Plenos fue ayer retirada con la excusa de un acto en favor de la República. Según pudo comprobar este periódico, la enseña nacional dejó paso a la tricolor en una jornada de «formación» en la que participaron destacados cargos municipales como el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato o el tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente. El espacio fue cedido por el concejal-presidente del distrito, Nacho Murgui, quien, pese a ser el principal valedor del evento, no participó en el mismo.

En contra de lo que dicta el artículo 3.1 de la Ley 39/1981, por la que se regula el uso de la bandera de España y el de otras banderas y enseñas («La bandera de España deberá ondear en el exterior y ocupar el lugar preferente en el interior de todos los edificios y establecimientos de la Administración central, institucional, autonómica, provincial o insular y municipal del Estado»), en la sala se exhibieron tres banderas republicanas, una de ellas, en el mástil reservado para la nacional, flanqueada por las del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

«No solo han retirado la bandera de España del lugar preferente donde debe estar, tal y como manda la Ley; sino que, además, la han sustituido por otra que no es constitucional», advierte a ABC la concejal del grupo popular, Ana Román, indignada por la grave situación. «Es una vergüenza», suscribe, con el convencimiento de acometer una serie de medidas urgentes para impedir la organización de acciones de índole similar.

Desde Ciudadanos también censuran el uso de los locales públicos al servicio de la ideología de los concejales del gobierno de Ahora Madrid. «En el contexto social y político que nos encontramos, con el conflicto catalán abierto, cambiar una bandera constitucional por una preconstitucional es, cuando menos, inadecuado y provocativo», declaró a este diario la concejal de Cs en el distrito de Retiro, Silvia Saavedra, que considera que los ediles de la marca blanca de Podemos «no pueden estar en una situación de confrontación constante».

«Tenemos que estar orgullosos de nuestra bandera y de nuestra Constitución; en otros países en los que también hay conflictos territoriales, como en Francia con los corsos, es lo normal exhibir la bandera nacional», argumenta la edil. «Tendrían que dejarse de tanto activismo y gestionar mejor y trabajar más por los madrileños», zanja tajante Saavedra.

El acto, titulado «Perspectivas republicanas: desde Europa a los ayuntamientos», fue organizado por Izquierda Republicana y el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, compuesto, entre otras formaciones, por el Partido Comunista Portugués, el partido irlandés Sinn Féin y los partidos españoles Podemos, Izquierda Unida y EH Bildu.

La jornada, que contó también con la presencia del exdiputado del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Iñaki Anasagasti, -aunque estaba anunciada su participación, el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Joan Tardà, finalmente no asistió-, se prolongó desde las 11 hasta las 19 horas. Los asistentes agradecieron el apoyo de los ponentes y les reclamaron seguir en esta línea.

Homenaje a los presos palestinos

La celebración de este acto se produce siete meses después de la polémica generada por el uso de la Junta Municipal para llevar a cabo un homenaje a los presos palestinos. Entonces, la presencia de Mussab’ab Bashir, encarcelado por militar en el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) -cuyas siglas están incluidas en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea, Canadá, Australia y Estados Unidos-, desató la indignación de la Comunidad Judía de Madrid. «Sorprende que el Ayuntamiento de Madrid preste su colaboración a presos, muchos de ellos imputados y condenados por sangrientos delitos de terrorismo, de una democracia consolidad y garantista», señaló la asociación en un comunicado.

En aquella ocasión, el grupo municipal del PP trasladó sin éxito una proposición al Pleno para evitar la convocatoria de episodios semejantes. «Los representantes de Ahora Madrid votaron en contra, acompañados de un grupo de miembros de una organización palestina que nos llamaron de todo», asegura Román, quien no duda en equiparar a Nacho Murgui con la cuestionada Rommy Arce. «Tiene una apariencia más moderada, pero en el fondo es igual», subraya. Según Román, está «más preocupado de hacer política fuera que de encargarse de sus verdaderas ocupaciones en Retiro».