Tribunales

Una acuchillada por su ex: «Vas a morir, mierda; te voy a sacar los ojos»

Así lo relató, entre sollozos, la víctima en el juicio. El fiscal pide 20 años para el acusado por alevosía y ensañamiento

MadridActualizado:

Una mujer que fue acuchillada por su expareja en 2016 en Villa de Vallecas relató que su expareja, un ciudadano peruano de 44 años, le asestó varios cortes e incluso intentó «sacarle el ojo», pese a que ella le suplicaba que parara. «Es demasiado tarde», le respondió.

Así lo ha contado la víctima entre lágrimas en su declaración ante la magistrada titular de la Sección 27 de la Audiencia Provincial de Madrid, María Tardón, en un juicio, ya visto para sentencia, en el que el acusado también se ha sometido al interrogatorio de las partes, informa Ep.

El Ministerio Fiscal solicita 20 años de prisión para el acusado, Reynaldo C.E., por haber tratado de asesinar con alevosía y ensañamiento a su exmujer en agosto de 2016 asestándole varias cuchilladas mientras le decía cuando la tenía inmovilizada en el suelo: «Ahora vas a ver, mierda, vas a morir. ¿Esto es lo que tú querías? Vas a morir».

Esta presunta situación de maltrato, sin embargo, no se habría limitado solo a los hechos, pues la víctima, que llevaba nueve años casada con el presunto agresor, ha narrado que desde abril se encontraba en tratamiento psicológico: «No podía más, no aguantaba».

Fue a buscarla y se escondió

Un mes después, Reynaldo, según ha narrado la mujer, le propinó una bofetada, motivo por el cual la víctima dio por finalizada la relación y abandonó el domicilio familiar.

El 25 de julio, el acusado ha reconocido que mandó dos mensajes de texto a su ex en los siguientes términos: «Perra de mierda, me vas a escuchar cuando te hablo» y «Te voy a matar antes de que te vayas de viaje». Para Reynaldo estos mensajes no suponían que quisiera «hacerle daño», sino que «eran solo para asustarla». «Quería volver con ella», ha añadido.

El 4 de agosto Reynaldo se dirigió sobre las 22.20 horas al Hospital Infanta Leonor, donde trabajaba la víctima, y según la fiscal se escondió en una zona de escasa iluminación que da a la puerta de acceso al centro.

Pese a que su exmujer estaba acompañada por una amiga, el acusado habría logrado en un momento de distracción abordarla e inmovilizarla en el suelo mientras le decía: «Ahora vas a ver, mierda, vas a morir. ¿Esto es lo que tú querías? Vas a morir». Al tiempo que vertía tales amenazas contra su expareja le asestó varias puñaladas causándole cortes en cuello, cara, ojos, sien, pecho, abdomen, piernas y brazos.

«Me sujetó del cuello, me arrastró por el suelo y empezó a decir que iba a morir. Lo reconocí por su voz y luego le vi la cara. No me podía defender; estaba paralizada por el miedo. Le decía que no me matara, por favor, que no lo hiciera. Él, sin embargo, me dijo que era demasiado tarde", ha contado la víctima con la voz entrecortada y separada por un biombo para no tener que ver a su agresor.

Reynaldo no paró hasta que escuchó que la amiga de la víctima estaba avisando a la Policía. En ese momento, huyó del lugar corriendo. Ella se dirigió como pudo al Hospital en el que trabajaba al grito de: «Dios mío, ayúdame. No quiero morir». Allí fue atendida por los sanitarios e ingresada para controlar su evolución.

Un día más tarde, Reynaldo ha reconocido que volvió a enviar a la víctima un nuevo mensaje de texto en el que se podía leer: «Si no eres para mí no serás para nadie. Vuelve conmigo sino a la próxima será letal».