Adolfo Suárez recibe el saludo de un grupo de veraneantes en la playa de Bagur (Gerona)
Adolfo Suárez recibe el saludo de un grupo de veraneantes en la playa de Bagur (Gerona) - ABC

El primer veraneo de Adolfo Suárez: «No entiendo las vacaciones sin trabajo»

En agosto de 1977, el presidente del Gobierno pasó diez días en Bagur (Gerona) y provocó una revolución

MadridActualizado:

Eran las primeras vacaciones de un presidente del Gobierno en la nueva España democrática, y la presencia de Adolfo Suárez, casi como un ciudadano más, ya fuera en el aeropuerto, en la playa o en la plaza de Bagur, ocasionó una revolución entre los turistas y veraneantes.

Aquellas vacaciones sólo duraron diez días, del 6 al 16 de agosto, y nada más llegar a Gerona lo primero que dejo Suárez a los periodistas fue: «Vengo de vacaciones, pero como no entiendo las vacaciones sin trabajo, indudablemente trabajaré estos días, y mantendré contactos con varios ministros del Gabinete.

Curiosamente, Suárez viajó acompañado por Gutiérrez Mellado y Abril Martorell en un avión Mystere, que aterrizó el aeropuerto de Gerona, pero su esposa, Amparo, y las mujeres de sus dos colaboradores, se trasladaron juntas en tren, el «Costa Brava Exprés», que llegó con dos horas de retraso.

La familia Suárez se alojó en una casa del empresario alemán Van del Walle, situada a menos de 500 metros de la playa de Sa Riera. En la residencia, a la que la prensa de la época bautizó como «Pequeña Moncloa», hubo que instalar una «compleja central telefónica» con diez líneas directas, una de ellas hasta el Palacio de Marivent de Palma de Mallorca, donde el Rey pasaba el verano, y otra hasta el Ministerio de Interior.

Durante su estancia en la Costa Brava, Suárez se paseaba en el yate «Miss Aresa», de 16 metros de eslora, pero el propio presidente confesó a los periodistas que no era de su propiedad porque con lo que ganaba y los gastos que tenía, no podía permitirse tener una embarcación de ese tipo.