El número de sucursales se disparó un 49% en solo cuatro años
El número de sucursales se disparó un 49% en solo cuatro años - ABC
La Transición Española

Cuando los bancos creaban en España una sucursal cada ocho horas

Entre 1977 y 1978 se inauguraron más de 4.000 nuevas oficinas, la antítesis de lo que ha ocurrido en el último decenio

MadridActualizado:

Entre 1976 y 1981, el sector bancario vivió en España un auténtico «boom», una acelerada expansión de entidades a pie de calle, apertura de oficinas y multiplicación de estructuras operativas. Es justo lo contrario de lo que viene ocurriendo desde hace años, especialmente en el último decenio, un proceso de concentración de entidades, cierre de oficinas y reducción de plantillas que se aceleró por la crisis financiera y que, pasado aquel temporal, todavía no se ha dado por finiquitado.

El caso es que en los años de la Transición la dinámica era justo la contraria que la actual. Los bancos competían por abrir sucursales. Tal fue el fenómeno que la red de oficinas bancarias se incrementó en España un 45% en solo cuatro años, desde el 1 de enero de 1977 al 31 de diciembre de 1980.

Los datos los reflejaban por entonces los anuarios del extinto Consejo Superior Bancario. El año 1976 acabó con 9.093 oficinas de banca; el 31 de diciembre de 1980 la cifra se elevaba a 13.223.

En aquel cuatrienio, el ritmo medio de apertura de nuevas sucursales superaba el millar cada año. El promedio era tremendo: casi tres oficinas más cada día, lo que daba una tasa de prácticamente una nueva sucursal cada ocho horas.

Las reformas que apostaron por la liberalización del negocio bancario actuaron como palanca decisiva de ese proceso que animó la competencia en el sector financiero español. Fue un tránsito reformista que arrancó en el ocaso del franquismo, con las medidas de modernización introducidas en agosto de 1974, cuando era ministro de Hacienda Antonio Barrera de Irimo. En julio de 1977 llegó la primera gran reforma bancaria impulsada en la Transición, la que diseñó el Gobierno Suárez a través de su equipo económico liderado por Enrique Fuentes Quintana.

Esa reforma de 1977 liberalizó los tipos de interés aplicados por bancos y cajas de ahorro para operaciones de activo y pasivo, introdujo nuevas medidas de estímulo de la competencia en el sector y persiguió seguir estimulando la financiación para contribuir a la activación económica.

En 1977 se crearon en España 1.112 sucursales bancarias. Aquel año acabó con 10.205 sucursales operativas en nuestro país. Una ño más tarde la cifra se elevaba a 11.095. En 1979 se crearon otras 1.140 oficinas, y en 1980 aparecieron casi otras mil.

De las 13.223 oficinas que funcionaban en España a finales de 1980, 9.161 pertenecían a bancos nacionales, 1.483 a bancos regionales, 1.370 a entidades locales, 62 a bancos extranjeros y 1.147 a entidades financieras especializadas en industria o comercio.