El volumen de legumbres consumidas en 2014 representó 140.888 toneladas en España
El volumen de legumbres consumidas en 2014 representó 140.888 toneladas en España - ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE LEGUMINOSAS
LA RICA ESPAÑA

Leguminosas: España es el país europeo donde más se consumen

Actualizado:

España es el país europeo donde más legumbres se consumen. Sin embargo, los hábitos alimenticios están cambiando y su consumo va disminuyendo, explican desde la Asociación Española de Leguminosas (AEL). Según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente correspondientes a 2014, el volumen de legumbres consumidas ese año representó 140.888 toneladas; situando el consumo per cápita anual de leguminosas en 3,1 kilos (200 gramos menos que en 2013).

Los garbanzos constituyen la opción más elegida por los hogares españoles, seguidos de alubias y lentejas. Y los habitantes de Aragón y Cantabria son los más entusiastas de las legumbres.

La superficie cultivada de las leguminosas grano (incluyendo habas, guisante, altramuz, lenteja, garbanzo, judía, veza...) ha descendido de forma notable en España en los últimos 50 años: en 2015 supone tan solo el 45% de la superficie cultivada en 1965, constatan desde la AEL. La reducción se debe, en su opinión, «a las oscilaciones en la política de subvenciones de la Unión Europea, los rendimientos inestables de algunos de estos cultivos y la importación de soja y maíz a precios muy competitivos». «Recientemente está aumentando la demanda de las leguminosas gracias a que en la nueva Política Agraria Común se ven favorecidos por la nueva diversificación de cultivos», continúan.

Semilla certificada

Las leguminosas, en general, son cultivos de secano con unos rendimientos muy variables en función de los factores climáticos. Otro gran problema, confirman desde la AEL, guarda relación con «la carencia de cultivares mejorados para resistir enfermedades y condiciones ambientales (heladas, sequía, etc.)». La falta de herbicidas autorizados para el control de malas hierbas supone, también, un factor determinante en la disminución de superficie de cultivo de leguminosas grano en España.

En distintos centros públicos de investigación (ej., ITACyL en Castilla y León, IFAPA en Andalucía, SERIDA en Asturias) y Universidades se está trabajando para identificar materias activas eficientes para las leguminosas. Además de promover el consumo de variedades locales de gran valor culinario. «La introducción de nuevos cultivares exigiendo semilla certificada aumentaría y estabilizaría las producciones haciendo más atractivo el cultivo de leguminosas a los agricultores», consideran desde la AEL.

Baja producción

La lenteja se da fundamentalmente en Castilla-La Mancha y Castilla y León, aunque se cultivan en un gran número de otras zonas (pero en cantidades mucho menores). Las judías se producen, sobre todo, en Castilla y León y Galicia, también algo en Asturias, País Vasco, Navarra o Cataluña. El garbanzo, por su parte, se cultiva, mayoritariamente, en Andalucía y ambas Castillas.

La relativa baja producción española de legumbres propicia que el consumo interno dependa de importaciones anuales desde Canadá, EE.UU., Turquía y Méjico.

Curiosidades: