Feijóo, en la ‘zona cero’ de la explosión en Paramos (Tui)
Feijóo, en la ‘zona cero’ de la explosión en Paramos (Tui) - MIGUEL MUÑIZ

La Xunta promete dar ayudas si los seguros no cubren todos los daños

Feijóo ve inadmisible la falta de control sobre el depósito ilegal de explosivos

SantiagoActualizado:

Como ya ocurriera durante la pasada ola de incendios, la Xunta recurrirá a una línea extraordinaria de ayudas para atender a los afectados por la explosión y contribuir a la reparación de la ‘zona cero’ de Paramos. Así lo anunció ayer Alberto Núñez Feijóo, en cuya agenda oficial no hubo espacio para otro lugar que no fuera Tui, adonde se desplazó por la tarde, ni otra preocupación que poner los recursos de la administración a disposición de las personas damnificadas.

El primer paso ya se adoptó ayer: el Consello dio el primer impulso para prestar «de forma inmediata» un paquete de subvenciones destinado tanto a la rehabilitación de las viviendas dañadas como a su reconstrucción total. En palabras del presidente, allí donde no lleguen las pólizas de seguro —o la responsabilidad patrimonial de la pirotécnica—, «ahí estará la Xunta».

En un «mensaje de tranquilidad» a los vecinos que vieron cómo la onda expansiva arrasaba su patrimonio, Feijóo se comprometió a «agilizar lo máximo posible» la tramitación de unas ayudas que hasta el momento no han sido cuantificadas, a la espera de baremar el alcance real de unos daños que, de momento, solo se conoce que son «superiores a lo previsto». En todo caso, el procedimiento tomará como referencia la respuesta a la crisis de los incendios del pasado octubre. Aprobado un informe preliminar, ahora le corresponde a la Consellería de Infraestruturas e Vivenda dar forma a la iniciativa y especificar los requisitos mediante decreto.

«No es admisible»

El jefe del Ejecutivo autonómico, que tuvo que acortar su comparecencia habitual tras el Consello para poner rumbo a Tui, alternó el «pésame de toda Galicia» a la familia de los fallecidos con varias críticas hacia la falta de supervisión del almacén pirotécnico. En ese sentido, se preguntó cómo un depósito —poco menos que un galpón lleno de explosivos— podía estar ubicado «al lado de las casas» sin «ningún tipo de control y autorización» por parte de las autoridades, dependientes de la administración central. «Eso no es admisible», denunció.

Por ello, y tras mantener una conversación telefónica con el delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, coincidieron en la necesidad de poner en marcha un «protocolo de inspección» en todas las empresas pirotécnicasen Galicia, un sector con un fuerte arraigo a la Comunidad, con 19 instalaciones en total, pero cuya «estricta» normativa no consigue prevenir la sucesión de accidentes con víctimas mortales de por medio. «Ninguna autoridad puede garantizar que el 100% de las personas se salten la ley», razonó Feijóo. Aún así, el presidente exigió aplicar la «máxima contundencia» contra los culpables de la deflagración de Paramos.

Una vez allí, el popular comprobó in situ la magnitud de los desperfectos y volvió a recalcar ante el alcalde, Carlos Vázquez Padín, que como siempre en la desgracia, la Xunta acude a la llamada: «Va a estar aquí».