El líder de En Marea, Luís Villares
El líder de En Marea, Luís Villares - MIGUEL MUÑIZ

Villares cree que el «abuso de poder» de Quinteiro debilita a En Marea

El magistrado insiste, en la «legitimidad» de las bases para opinar sobre el conflicto

SantiagoActualizado:

Actitudes como las de Paula Quinteiro no tiene cabida dentro de En Marea. Su líder, Luís Villares, condenó ayer el «abuso de poder» que ejerció la diputada de la confluencia cuando se valió de su cargo para obstaculizar un control policial de vandalismo. «Vinimos a la política a renunciar a los privilegios, a cualquier consideración de abuso como representantes de los demás», afirmó el portavoz de los rupturistas, tan solo un día después de que Juan Merlo, otro diputado, reaccionara con su dimisión a la exclusiva de ABC sobre las mentiras de su currículum.

Villares insiste en indicar la puerta de salida a Paula Quinteiro: entiende que la trifulca en la que se vio implicada con la Policía de Santiago «ponen en cuestión» la «confianza» depositada en el proyecto político de En Marea, inspirado en un exigente discurso contra la corrupción y las prerrogativas del poder.

El mensaje de Villares no ha cambiado desde que instó en público a Quinteiro a que diera un paso atrás. De lo contrario, anunció, convocaría una consulta interna que Podemos, el partido matriz de la parlamentaria, califica de «tribunal de la Inquisición».

A favor del de En Marea soplan los ecos del caso Merlo. El hasta ayer secretario de Organización de los morados y mano derecha de su secretaria general, Carmen Santos, no tardó ni 24 horas en dimitir de todas sus responsabilidades. Lo hizo nada más conocer la información de ABC en la que se destapaba su falso título de ingeniero. Quinteiro, casi un mes después de su enfrentamiento policial, sigue en el cargo.

Hasta quien iba a ser su relevo, Xoán Hermida, comunicó hace días su renuncia al acta. El exdirigente de la Marea de Pontevedra fue protagonista de unos hechos similares: se enfrentó a un agente municipal, a quien acusó de estar «recaudando» para el alcalde Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), y amenazó a una mujer valiéndose de su cargo de edil: «Tú no sabes quién soy yo», le dijo, según la información publicada por La Voz de Galicia.

Para Villares, las renuncias de Merlo y Hermida representan el «alto compromiso ético» que promulga En Marea. Son «gestos» que les «honran políticamente», afirmó en una entrevista concedida a Europa Press. «Cualquier proyecto político para ser viable tiene que ser creíble y serio. Eso significa que tener coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos».

La consulta

De momento el final del pulso con Quinteiro es desconocido. Villares se marcó un plazo «razonable» —una semana dijo en un principio— para alcanzar una solución, pero las resistencias de una parte del grupo parlamentario obligaron a contemporizar. Entre sus «funciones» como portavoz, aseveró, no está la de «determinar una fecha límite». La última reunión de la coordinadora de En Marea tampoco incluyó en su orden del día la convocatoria del plebiscito interno, aunque algunos dirigentes la dan por hecho si Quinteiro sigue sin atender a las presiones.

Sobre la alternativa de sondear a las bases, el magistrado avanza que el «veredicto» de los inscritos resultaría «inapelable», pues son ellos quienes gozan de la «legitimidad» para forzar su salida.