Imagen de la biblioteca del Pazo
Imagen de la biblioteca del Pazo - MIKELI
GENTE

«Vender el Pazo de Meirás por ocho millones de euros es una ganga»

ABC conversa con el gestor inmobiliario al que los Franco han encargado en exclusiva la venta del inmueble. Afincado en Santander, está especializado en viviendas de lujo

SANTIAGOActualizado:

Apenas una semana después de que trascendiera que la familia Franco había dado instrucciones de tasar el Pazo de Meirás antes de ponerlo a la venta, una web ya la ofrece «en exclusiva» dentro de su cartera de inmuebles en venta por un precio de 8 millones de euros. La afortunada es la inmobiliaria santanderina Mikeli, propiedad de Antonio Avilés, amigo de Carmen Martínez-Bordiú, y especializada en la venta de viviendas de lujo.

«Es un precio de ganga», afirma Avilés en conversación con este periódico, «porque su valor de tasación según baremos de Tinsa está muy por encima, alrededor de los 14 o 16 millones de euros». Sin embargo, los herederos de Carmen Franco han decidido rebajar el importe de venta «para hacer una operación rápida» y deshacerse de un inmueble cuyos gastos de mantenimiento lo hacen insufragable para la familia.

Operación difícil

«Quieren quitarse de enmedio el Pazo», asegura, «si testeas un poco el mercado, ves que en Galicia se venden pazos en ruina incluso por ocho y diez millones de euros, y Meirás no es solo que el inmueble está en perfecto estado, sino que además se vende con todo lo que alberga». Los Franco están dispuestos a deshacerse de «cuadros, muebles, la biblioteca de Emilia Pardo Bazán y obras de arte de artistas reconocidos», explica el gerente de la inmobiliaria.

Uno de los salones de Meirás
Uno de los salones de Meirás - MIKELI

La propuesta para llevar en exclusiva la venta del Pazo de Meirás se produjo «antes incluso de que la semana pasada trascendiera que se iba a tasar», aclara el gestor inmobiliario, «para nosotros fue un halago que nos lo ofrecieran», aunque es consciente de que «no es una venta fácil» por todo lo que rodea al inmueble: su pasado, las polémicas políticas que lo envuelven y el incierto futuro ante el frente abierto desde las administraciones gallegas para su reversión al patrimonio público. Ayer, la página web de Mikeli colapsó a primera hora de la tarde por el aluvión de visitas en busca del anuncio del Pazo de Meirás, y eso que en este apenas había una somera referencia a los mil metros cuadrados de superficie del inmueble y algunas fotos del entorno exterior. «Queremos evitar el morbo», insiste Avilés.

El mercado de posibles compradores para el inmueble está, principalmente, fuera de España. «Estamos integrados en una red internacional de viviendas de lujo, por lo que el Pazo se ofrecerá a clientes de todo el mundo». La posible pretensión de un comprador de convertir Meirás en un negocio hotelero chocará, no obstante, con las advertencias lanzadas por el Ayuntamiento de Sada, que se ha opuesto a modificar los usos actuales del suelo, limitados a vivienda.

Las razones que han llevado a los Franco a depositar en las manos de Antonio Avilés la venta en exclusiva de Meirás guardan relación directa con Carmen Martínez-Bordiú. La primogénita de Carmen Franco conoció al propietario de Mikeli —afincado en Santander pero natural de Vigo— durante los años en que estuvo casada con el empresario cántabro José Campos, y ambos fueron imagen de la inmobiliaria en el año 2010, según informa «El Diario Montañés». Además, Mikeli fue la encargada de vender un piso de lujo que Carmen tenía en la zona de El Sardinero (Santander), y en la actualidad mantiene en su cartera otro inmueble a la venta, una casa de campo en San Roque de Riomera. «Son una gente exquisita en el trato», apostilla Avilés.

Limitaciones

El pazo arrastra una serie de cargas derivadas de su catalogación como Bien de Interés Cultural en 2008. Para empezar, debe abrir sus puertas para visitas cuatro veces al mes, además de tener limitados sus usos y posibles reformas en el inmueble.