Precariedad en el empleo juvenil

Tres de cada cuatro menores de 25 años tienen un contrato temporal

Pese al crecimiento económico, UGT denuncia que la tasa de trabajadores sin estabilidad subió seis puntos

Jóvenes trabajando en una ofiina gallega
Jóvenes trabajando en una ofiina gallega - MIGUEL MÚÑIZ

Pese al crecimiento de la economía la inestabilidad y los bajos salarios siguen apoderándose del mercado laboral gallego. El colectivo más afectado es el de los jóvenes. En la comunidad tres de cada cuatro menores de 25 años tiene un contrato temporal. La cifra la puso ayer encima de la mesa el sindicato UGT, que presentó en Santiago el informe «Precariedad en el empleo juvenil», basado en los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2017.

En Galicia el 21,6% de los menores de 35 años está en el paro, una tasa 5,5 puntos mayor que la del resto de la población. Durante el último año el desempleo en este colectivo cayó en 19.000 personas, pero la secretaria de Igualdade, Xuventude e Movementos Sociais de UGT, Mónica Rodríguez, resaltó que el dato puede ser engañoso. Pese a que hay menos demandantes de empleo, la ocupación sólo ha subido en 4.400 personas. Rodríguez achacó esta diferencia al envejecimiento de la población gallega, pero también a «un efecto desánimo» entre los jóvenes que al no ver perspectivas de encontrar trabajo prefieren seguir formándose o emigrar.

Aunque siempre se recomienda mejorar la formación para acceder al mercado laboral, poseer estudios superiores tampoco parece una garantía. El informe de UGT pone de manifiesto que los que apenas tienen formación son los menos requeridos por las empresas, con una tasa de paro que supera el 40%. Son el colectivo de jóvenes con estudios intermedios –segunda etapa de secundaria o Formación Profesional– los que logran obtener el menor porcentaje de parados, el 14,9%. La cifra, sin embargo, vuelve a subir hasta el 23% para los que poseen un título universitario. «El 70% de las ofertas de empleo están en el sector servicios. En Galicia no existen empleos disponibles a la formación que tienen los jóvenes», explicó Mónica Rodríguez.

Los que logran encontrar trabajo suelen recaer en puestos de menor calidad. Además de contratos de corta duración, el colectivo presenta mayores tasas de trabajo a tiempo parcial –a menudo no deseadas– salarios mucho más bajos y exceso de horas extras, remuneradas o no.

La receta del sindicato

Crítica con las políticas de empleo puestas en marcha por el Gobierno, la secretaria de Igualdade e Xuventude de UGT explicó las medidas que, en su opinión, podrían mejorar la situación laboral de los jóvenes. Para UGT es primordial fomentar el contrato de relevo y la jubilación parcial nuevamente a los 61 años, «con el objetivo de que exista una transmisión de conocimiento entre la generación que accede a la jubilación y su relevo generacional». También reclama un estatuto del becario, que regule las prácticas curriculares y las prácticas de investigación. Rodríguez abogó, además, por un mejor uso de los fondos que llegan de Europa a través del plan de Garantía Juvenil, que no está dando, en su opinión, los resultados esperados.

Toda la actualidad en portada

comentarios