Empleados públicos

Teletrabajo y flexibilidad horaria ya benefician a 10.000 funcionarios

La Xunta valora la buena acogida de la iniciativa, que favorece la conciliación familiar y laboral

La directora xeral de Avaliación e Reforma Administrativa, Natalia Prieto
La directora xeral de Avaliación e Reforma Administrativa, Natalia Prieto - CEDIDA

El teletrabajo y la flexibilidad horaria están siendo las medidas más empleadas para lograr la conciliación familiar y laboral. Son más de 10.000 los empleados del sector público autonómico que han optado por esta opción, tras la puesta en marcha de esta clase de iniciativas en 2014. La directora xeral de Avaliación e Reforma Administrativa, Natalia Prieto, resaltó ayer la buena acogida de la iniciativa y explicó que supone ventajas tanto para la organización como para los trabajadores ya que se mejora la organización y distribución del tiempo de trabajo.

La flexibilidad horaria automática es la opción más elegida, con 8.747 empleados y son 1.223 los que aluden razones de conciliación. En lo que va de año ya son 620 empleados públicos los que se han acogido a esta iniciativa. La mayoría de la autorizaciones de flexibilidad automática son de mujeres (60,29%), un porcentaje que aumenta en el caso de flexibilidad por razones de conciliación (65,4%).

Por su parte el teletrabajo reúne una cifra de 235 personas. Esto permite cubrir un máximo de 3 jornadas a la semana, con una concesión que no excederá el año de trabajo. En este caso las mujeres vuelven a presentar un mayor porcentaje con 57,14% frente a un 42’86%, correspondiente a hombres.

Para poder realizar las actividades laborales mediante el teletrabajo debe tratarse de puestos autorizados entre los que se encuentran asesores jurídicos, cuerpos de inspección, traductores o informáticos, entre otros.

Prieto resaltó que la flexibilidad horaria puede estar motivada por razones de conciliación o de forma automática. Cuando se refiere a conciliación, la franja de trabajo se sitúa entre las 7.30 y las 18.30 horas de lunes a viernes, salvo que sea preciso establecer una franja de trabajo obligatoria. La flexibilidad autonómica también mantiene un horario fijo de presencia diaria, de 9,00 a 14,30. Los empleados con horario flexible pueden compensar las posibles demoras en el mes siguiente.

Toda la actualidad en portada

comentarios