Catalina Fernández de Ana Portela, en A Quinta das Cabadas, en Pontevedra
Catalina Fernández de Ana Portela, en A Quinta das Cabadas, en Pontevedra - Cedida
LAS MIL GALICIAS | LA TIERRA QUE EMPRENDE (III)

Setas, el ingrediente de un negocio millonario

La empresa fundada por Catalina echó a andar de la mano de dos becarios. Hoy son más de 60 y facturan 15 millones al año

VigoActualizado:

Catalina Fernández de Ana Portela creció al tiempo que lo hizo su bosque de castaños micorrizados, el que su padre le plantó cuando era niña en la finca familiar. Cada año iba viendo cómo evolucionaba la planta, la calidad de las castañas y las setas que tenía. «Sin darme cuenta fui haciendo una selección natural de mis conocimientos», señala la hoy bióloga y en poco más de seis meses doctora. «Hifas da Terra» es en esencia un cúmulo de las experiencias vitales de su fundadora, que hoy celebra haberse convertido en una de las empresas de biotecnología aplicada a la micología, centrada en la divulgación científica del uso terapéutico de los hongos, con mayor proyección en el mundo. Esta compañía pontevedresa es pionera en Europa en todas las actividades que desarrolla relacionadas las setas.

Cultivo de setas: «Las setas son mucho más que salir a recolectar, tienen unas propiedades, tanto en alimentación como en salud, espectaculares»

Y de casta le viene al galgo, tirando de refranero popular. El gen del emprendimiento se lo debe a su abuelo y sus tíos, cuyos negocios la llevaron a pasar su infancia en Estados Unidos, cuando España aún era un país en desarrollo. «Allí veía todo lo que podía ser nuestro país hoy», señala. Su pasión por las setas viene de su padre, científico reconocido como uno de los micólogos europeos de referencia. Fueron setas lo primero que dibujó y sus nombres con los que aprendió a escribir.

«Salía de la escuela e iba a las conferencias de mi padre, los fines de semana le acompañaba a enseñar a la gente cómo se cultivaban, recogían y cocinaban», relata de quien le inculcó desde niña su pasión por la micología, porque tal y como dice «las setas son mucho más que salir a recolectar al bosque». Su principal reto llegó de la mano cuando del quinto curso de carrera, tenía que hacer un proyecto de biotecnología aplicada que fuera algo novedoso, y de existir en el mercado tenía que ser superior. Es en el seno de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) donde empieza a gestarse «Hifas da Terra», un proyecto que desde que era solo papel ya captó la atención de su profesor Jaime Fábregas de quien partió la iniciativa de presentarlo a Jóvenes Empresarios con el primer puesto de ideas.

«Durante mis estudios me di cuenta, como conocedora de las setas, que mis compañeros desconocían todo este mundo y existía un vacío social. Entonces sentí la necesidad de que todo lo que había aprendido en mi vida podía trasmitirlo a la sociedad». Así, tras varios años de formación empresarial y especialización científica en el Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán era el momento de emprender camino en solitario. Así es como nace «Hifas da Terra», en A Quinta das Cabadas, situada en la parroquia de Bora (Pontevedra), bajo las premisas de la producción ecológica y la innovación micológica.

Contra el cáncer: «La línea Mico-Onco Care, con fórmulas pioneras, es el culmen a diez años de investigación»

Los primeros pasos se dieron con exclusivos kits de producción micológica para llevar el cultivo de las setas a los hogares. Entonces corría el año 1999 y la empresa la componía Catalina junto a dos becarios; hoy, 17 años más tarde, entre plantilla fija y colaboradores alcanzan las 64 personas en distintos puntos del mundo, presentes en España, Francia, Italia y Portugal. De los 15 millones de euros que factura anualmente la empresa, que cuenta ya con seis líneas de negocio, el 35% es de venta fuera de España.

De los jarabes a las cremas

Ávida de seguir aprendiendo y formándose llegó el desarrollo de las propiedades medicinales. Empezó a dotarse de conocimientos en medicina y a producir una completa línea de biomedicina con setas ecológicas (Micosalud) en la que formula cápsulas con extractos de setas, productos de dermocosmética natural, cápsulas de superfood, jarabes infantiles y complementos alimenticios para mascotas. El jarabe Doctor Rey, destinado a niños con la finalidad de potenciar su sistema inmunológico, le ha dado más de un alegría. En él empezó a trabajar cuando su hijo sufrió dos neumonías tan fuertes que pensaban que no sobreviviría, y hoy «su grado de aceptación es espectacular», asegura. Pero no es el único de los productos que destaca, hace dos años que uno de los centros comerciales más famosos del mundo, Harrods en Londres, comercializa sus colección de setas y chocolate gourmet. También el estadounidense Whole Foods.

El cáncer de su tío le hizo dar un paso más con el desarrollo de la línea Mico-Onco Care, formulaciones con la mayor concentración de principios activos procedentes de extractos de hongos jamás desarrolladas, en la que centra ahora todos sus esfuerzos «Hifas da Terra», «el culmen a diez años de años de investigación», indica Catalina.