Andrew Patrick, recibe el diploma de manos del arzobispo de Santiago Julián Barrio
Andrew Patrick, recibe el diploma de manos del arzobispo de Santiago Julián Barrio - MIGUEL MUÑIZ
Ruta Jacobea

El Camino de Santiago bate récords: un joven de Michigan, peregrino 300.000

El arzobispo Julián Barrio advierte sobre el riesgo de dejarse llevar por las estadísticas: «Detrás de las cifras están siempre las personas, de las que tenemos que preocuparnos»

SantiagoActualizado:

El Camino de Santiago sigue rompiendo su propio techo. Pasado el mediodía de ayer, Andrew Patrick se convertía en el peregrino número 300.000 en este 2017, una cifra nunca alcanzada, ni siquiera en Año Xacobeo (fueron 272.412 en 2010). «Fue una sorpresa, todas las personas en la Oficina del Peregrino estaban muy felices», explicó ya por la tarde este joven de Michigan, que el pasado 2 diciembre iniciaba a pie el camino desde León. Desplazado temporalmente a Burgos para continuar estudios de Química y español, el próximo día 19 regresará a su casa en Estados Unidos con un diploma que le hace parte de un hito más en la historia del Camino. Con él, afirmó, se llevará también una experiencia «fantástica»: «Voy a decir a todos mis amigos que deben vivir el Camino», declaró.

Patrick fue recibido ayer en la Oficina del Peregrino por el arzobispo de Santiago, Julián Barrio; el deán de la Catedral, Segundo Pérez, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien volvió la vista al año 1993 para reconocer la visión de personas como el entonces presidente gallego Manuel Fraga y su conselleiro Víctor Manuel Vázquez Portomeñe que en ese Xacobeo del Pelegrín creyeron en la Ruta Jacobea como valor en el nuevo milenio pero, ante todo, Feijóo cifró el éxito del itinerario en el compromiso asumido por toda una Comunidad con el cuidado de uno de los elementos definitorios de su identidad cultural «tanto en el plano real como en el simbólico».

Por eso, el presidente de la Xunta miró ya a la cifra de los 400.000 peregrinos y sostuvo que, aunque este 2017 es ya «un año para el recuerdo», el año «histórico por excelencia del Camino de Santiago está por venir». Al respecto, Feijóo incidió en el trabajo iniciado ya en 2015 con la redacción del plan director del Año Santo 2021, con más del 50% de las acciones en marcha. Actuaciones, expuso, que se organizan en torno a trse grandes ejes: la puesta a punto de los itinerarios y del patrimonio natural y cultural asociado, la extensión de los beneficios del Camino a un número mayor de ayuntamientos de amplia tradición jacobea y la difusión de la Ruta fuera de las fronteras nacionales, un aspecto favorecido por la cada vez mayor llegada de peregrinos extranjeros (el 56% en este 2017). El cuidado del Camino, señaló, ha de pasar también por la diversificación y desestacionalización, porque la Ruta, dijo, «no es un parque temático», dijo, ni la Catedral, prosiguió, «un parque de atracciones». En esta línea, el presidente de la Xunta destacó la evolución de los flujos y la descongestión progresiva del Camino Francés, que esté año no aportará más del 60% de los visitantes, cuando en 2004 superaba el 75%.

Al respecto, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, abogó por no dejarse llevar por las estadísticas y no perder nunca de vista que «detrás de los números están siempre las personas, de las que tenemos que preocuparnos». «No llega antes el que va más deprisa, sino el que sabe adónde va», apuntó.