Concentración de los trabajadores de justicia esta semana en La Coruña
Concentración de los trabajadores de justicia esta semana en La Coruña - CABALAR/EFE
Huelga indefinida en la justicia

Rueda advierte a los funcionarios que no mejorará su última oferta salarial

Los sindicatos rechazaron una subida de 1.080 euros anuales, pero mantienen el pulso para que la Xunta la aumente. Un 90% de trabajadores, según las centrales, continúa secundando la protesta que mañana cumple una semana

SantiagoActualizado:

La huelga indefinida en la justicia cumple mañana su primera semana y el conflicto sigue enquistado. Los siete sindicatos convocantes esperan una llamada de la Xunta para retomar las negociaciones, que volvieron a romperse el pasado lunes tras una reunión que acabó sin acuerdo. Las centrales rechazaron una nueva propuesta de subida salarial de la administración gallega que llegaría a los 1.080 euros anuales en 2020 para los funcionarios con la categoría más alta. Las centrales también rebajaron sus reivindicaciones retributivas, pero su contraoferta tampoco fue aceptada. Desde Pontevedra, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha indicado esta mañana estar «dispuesto» a reanudar la negociación, pero ha advertido de que la propuesta del Gobierno gallego «ya no va a variar».

El Ejecutivo no aceptará «ni un pulso, ni un toma y daca», ha subrayado Rueda, quien ha insistido en que la nueva oferta a los sindicatos «será la que se mantenga». El responsable de Justicia del Gobierno gallego ha reprochado a los huelguistas que hayan calificado esta oferta de «ridícula», ya que supone un aumento salarial del 4 %, según sus cálculos. Rueda ha insistido en que las peticiones de los funcionarios son «inasumibles» para las arcas autonómicas. El lunes las centrales realizaron una contraoferta rebajando también sus aspiraciones iniciales. Los funcionarios piden la misma subida independiente de la categoría laboral y reclaman ahora un incremento progresivo en tres años, que llegaría a 225 euros más al mes, 2.700 al año, en 2020. También solicitan que el salario empiece a aumentar ya en 2018, algo que la Xunta considera imposible porque no se han aprobado los presupuestos generales del Estado. «La Xunta no se lo puede permitir», ha destacado Rueda, para recordar que gestiona «recursos públicos» y debe administrarlos «con racionalidad».

A pesar del desencuentro, Rueda ha expresado su confianza en reanudar las negociaciones en breve. Si la última propuesta que hizo la Xunta «vuelve a ser considerada por los funcionarios», se continuará dialogando, ha explicado. «Si no, la Xunta hizo una propuesta y es la que se mantiene. Por mucho que pasen los días, no va a variar», ha advertido. El vicepresidente ha asegurado, además, que los representantes de la Xunta «nunca nos hemos levantado de la mesa» de representación del sector, mientras que los sindicatos «se han levantado y han vuelto en varias ocasiones».

Las declaraciones de Rueda han cogido por sorpresa a los sindicatos convocantes de la protesta. Manuel Tejada, presidente del comité de huelga, explica a ABC que en la reunión celebrada el lunes, en la que estuvieron presentes los directores xerales de Función Pública y Xustiza «no se dieron por cerradas» las cantidades. «Estamos esperando a que nos llamen esta semana para seguir negociando», apunta Tejada, quien asegura que los representantes sindicales están «convencidos de que la Xunta de Galicia tiene que seguir moviendo ficha para lograr un entendimiento entre las partes» que permita poner fin a la huelga de la justicia. Las centrales recuerdan, también que no se han acercado posturas sobre el tema de las bajas laborales. Reclaman que, como ocurre con jueces y letrados, no se les descuente parte del salario durante los primeros días de enfermedad.

Alto seguimiento

Entretanto, las centrales mantienen el pulso y de momento lo hacen con el respaldo de los trabajadores. En el quinto día de paro efectivo, los sindicatos aseveran que el seguimiento se ha mantenido entorno al 90% de media en Galicia. Salvo en las localidades donde el martes de carnaval es festivo, como La Coruña, Lugo, Orense y Ferrol, los juzgados han vuelto a paralizarse. En Vigo hasta el 95,4 por ciento de los funcionarios no acudieron al trabajo, lo que provocó 97 juicios y más de 190 actos suspendidos. En Santiago, el seguimiento fue del 86 por ciento, con 28 juicios suspendidos, y en Pontevedra la participación alcanzó el 91 por ciento, con 68 juicios suspendidos y 150 actos procesuales, según los datos de los sindicatos.

Los servicios mínimos atienden únicamente los juicios con preso o los que implican medidas de protección para las víctimas y en los registros civiles solo realizan los trámites urgentes o cuyos plazos están a punto de expirar. Desde que arrancó la huelga, los juicios suspendidos se acercarían ya a los 3.000, según los sindicatos, aunque la Xunta rebaja esta cifra al considerarla exagerada. Además se han suspendido miles de trámites y procedimientos jurídicos. El pasado viernes, los sindicatos advertían de que cada semana de huelga podría sumar un nuevo año de retraso en los colapsados juzgados gallegos, en los que antes de inciarse los paros se acumulaban ya más de 126.000 casos pendientes de resolución.

Los trabajadores continuarán con las movilizaciones. Esta mañana se han vuelto a poner a la cola en los registros civiles como forma de protesta y además han celebrado concentraciones y asambleas ante los juzgados. Para el próximo jueves están previstas también manifestaciones en las siete ciudades gallegas.