ALERTA POR LA OLA DE CALOR

Riesgo «extremo» de incendio en el sur de Galicia por el calor

Una masa de aire africano elevará los termómetros hasta los 40 grados de Orense

Efectivos de la UME en el enfriamiento de un incendio
Efectivos de la UME en el enfriamiento de un incendio - EFE

El calor llegó a Galicia para quedarse. Al menos, hasta el mediodía del próximo lunes, cuando los termómetros empezarán a dar un cierto respiro. Hasta entonces y, según las previsiones de Meteogalicia, la Comunidad se enfrentará a la entrada de una masa de aire africano que se cebará especialmente con el sur de la provincia de Orense, donde la alerta por riesgo de incendio es ya «extrema» tal y como indicaron ayer desde la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior.

Con todas la alertas activadas ante el caldo de cultivo que supone la escasez de precipitaciones de las últimas semanas y unas temperaturas inusualmente elevadas para esta época del año, para prevenir la acción de los incendiarios el vicepresidente de la Xunta indicó ayer que se intensificará la vigilancia en los montes con el objetivo de evitar la intencionalidad en estos incendios, al tiempo que hizo un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía y a su colaboración a través de la línea gratuita 085.

Las altas temperaturas que se esperan para los próximos días también obligaron a decretar la prealerta en la Comunidad a través del Comité del Plan de Calor, que advierte en un comunicado de la anormal situación que se vivirá este fin de semana. Especialmente complicado será descansar en las zonas más afectadas por el calor, delimitadas en el Miño de Orense y de Pontevedra, Valdeorras, el interior de Pontevedra y el suroeste de La Coruña, donde el mercurio no descenderá de los 20 grados ni siquiera durante la noche. Tanto es así que la mínima en el sur de Pontevedra se quedará en los 23 grados, una temperatura que, según los expertos, es demasiado elevada como para conciliar el sueño. Durante el día, los 40 grados serán una realidad en puntos como el sur de Orense y Lugo, donde las autoridades aconsejan extremar las precauciones a la hora de hidratarse y protegerse del sol.

Mejor, en el norte

Estos registros serán más llevaderos en el norte de la Comunidad, donde por las noches los termómetros caerán hasta los 16 grado (caso de Ferrol o Lugo) y por el día las máximas se quedarán en los 30 grados de la capital herculina. En Santiago, la ola de calor dará paso a noches con 18 grados y a los 34 que se esperan en las horas centrales del día.

La situación empezará a mejorar de cara a la jornada del martes, aunque se espera que los cielos se mantengan despejados en toda Galicia con máximas que se aproximarán a los 30 grados, anuncio del verano que espera a la vuelta de la esquina.

Toda la actualidad en portada

comentarios