Vídeo: Reabren la causa contra El Chicle por la violación de la gemela de Rosario cuando era menor / Foto: Abuín, a su salida el pasado marzo de los Juzgados de A Parda, donde fue sometido a una prueba pericial - EFE / ABC

El pasado delictivo del Chicle se vuelve en su contra

Ya son tres las causas que acumula el autor confeso de la muerte de Diana, además del crimen de la joven madrileña

SantiagoActualizado:

La resolución del caso Diana Quer puso la lupa sobre el pasado de José Enrique Abuín, alias «El Chicle». Un personaje que hasta el crimen de la madrileña había logrado esquivar la acción de la Justicia, pero que tras guiar a los investigadores hasta el pozo donde ocultó el cuerpo de la muchacha durante 500 días ha dejado su currículum criminal más que expuesto. Lo primero en saltar fue la condena por tráfico de drogas que Abuín recurrió ante el Supremo para eludir la pena de dos años y medio de prisión y que finalmente el alto tribunal desestimó. Después salió a relucir un oscuro episodio protagonizado por la hermana gemela de su esposa, que en 2005 denunció al Chicle por abusar de ella en su coche tras llevársela cuando volvía del instituto.

Según esta denuncia, a la que tuvo acceso ABC, Abuín sorprendió a la joven —que en aquel momento tenía 16 años— de regreso de clase. La montó en su vehículo y se la llevó a una paraje solitario de la localidad coruñesa de Lousame. En el interior del coche y, atendiendo a lo descrito en la denuncia, obligó a la joven a desnudarse y a ponerse un camisón azul que él mismo le proporcionó. Después, presuntamente, la violó y, cuando acabó, se deshizo del preservativo y la amenazó de muerte diciéndole que mataría a su hermana, a su sobrina, y que después se suicidaría si contaba algo de lo sucedido.

El relato de estos hechos, que habían quedado enterrados en el pasado de Abuín, cobró fuerza cuando los investigadores detectaron evidentes conexiones entre este supuesto delito y los casos de la joven de Boiro y de Diana Quer. Las tres jóvenes fueron atemorizadas con un cuchillo y en los tres casos el Chicle utilizó su vehículo para llevárselas. Unas coincidencias que ni la juez del juzgado en el que en su día recayó la denuncia de la cuñada de Abuín ni la propia Fiscalía han pasado por alto. De ahí que, cuatro meses después del hallazgo del cuerpo de Diana y del encarcelamiento del Chicle, se haya decretado la reapertura del caso por la presunta violación de 2005.

Atendiendo a la información facilitada al respecto por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, la encargada del juzgado número 2 de Noia decidió desempolvar la causa a petición de la Fiscalía y tras confirmar que «similitudes en el modus operandi» entre este presunto delito contra la libertad sexual, el intento de secuestro de la joven de Boiro, y el crimen de Diana Quer. «Son hechos atribuidos indiciariamente al mismo sospechoso, lo que en opinión de la instructora refuerza los indicios de veracidad de la denuncia», indicaron desde el TSXG. Además, ahora se cuenta con nuevos testigos que nunca llegaron a declarar en sede judicial por la supuesta violación a la menor. Fue el juzgado de instrucción número 1 de Ribeira el que dedujo testimonio de una parte de las investigaciones realizadas a consecuencia de la desaparición de la madrileña por si los hechos fuesen de interés del juzgado que en su día instruyó la causa. Las mismas fuentes recuerdan que el delito no ha prescrito y que las coincidecias son más que notables.

Su primera agresión

La menor presentó la denuncia acompañada de su madre, pero la coartada prestada por la mujer de Abuín y un informe del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) favorecieron su archivo. Ahora, trece años después, esta caso se reactiva movido por el triste desenlace del caso Diana Quer. En este sentido, los agentes del Instituto Armado consideran que el de su cuñada pudo ser el primer delito de agresión sexual cometido por Abuín, lo que jugaría en su contra evidenciando una posible reincidencia.

Este nuevo varapalo para el autor confeso de la muerte de Diana Quer se produce poco después de su traslado a la prisión leonesa de Mansilla de las Mulas, por motivos de seguridad. Entre tanto, la instrucción por la desaparición y muerte de Diana Quer prosigue en Ribeira, con la incógnita de si el único acusado se enfrentará a la pena de prisión permanente revisable que la acusación particular defiende y que el padre de la madrileña abandera con el apoyo de más de 2.700.000 ciudadanos.