Incendio forestal en el municipio orensano de Lobios
Incendio forestal en el municipio orensano de Lobios - EFE/BRAIS LORENZO

Orense vuelve a arder en pleno octubre

En lo que va de mes se han calcinado ya más de 1.400 hectáreas en toda Galicia, sobre todo en la zona del Xurés

El parque natural ha registrado cuatro fuegos en la misma parroquia de Lobios, una zona de alto valor natural

SantiagoActualizado:

Ocurrió en primavera y la historia se repite ahora en otoño. El año extraordinariamente seco que ha vivido la Comunidad gallega ha desestacionalizado los incendios forestales. Desde que comenzó el mes de octubre, Galicia ha vuelto a ser pasto de las llamas con más de 1.418 hectáreas afectadas, la mayoría en la provincia de Orense. El Parque Natural Baixa Limia-Xurés se ha llevado la peor parte. En el municipio de Lobios se han declarado cuatro fuegos en los últimos días. Todos ellos en la misma parroquia, Río Caldo, pero iniciados en distintos momentos. Uno ya está extinguido, otro controlado, pero dos seguían aún ayer activos tras arrasar 90 y 650 hectáreas respectivamente. Éste último es el primer gran incendio forestal del otoño, categoría que se le aplica a los que sobrepasan las 500 hectáreas.

Pero Lobios no ha sido el único municipio afectado. En la comarca de Terra de Trives, Chandrexa de Queixa, ha soportado tres fuegos en las últimas dos semanas, que han devorado 210 hectáreas. Ayer quedaba estabilizado el último de ellos. Pero el rastro del fuego ha tocado también a Vilar de Barrio— donde permanece otro foco activo—, Carballiño, Vilariño de Conso o Verín. Fuera de la provincia, ayer se declaraba un nuevo incendio en Folgoso do Courel, Lugo, que a última hora de la tarde seguía ardiendo tras arrasar otras 100 hectáreas.

La alcaldesa del ayuntamiento de Lobios, María del Carmen Yáñez (PP), lamentó ayer los «importantes daños» registrados por los incendios que están castigando estos días al parque natural de la Baixa Limia, en el Xurés. Según informa Efe, Yáñez defendió «la necesidad» de «replantearse» la gestión de este espacio protegido, tras la afección a una zona que calificó de alto valor medioambiental. Pinares, castaños, alcornoques y flora autóctona han sido tocados por las llamas. La regidora popular se mostró también convencida de que los incendios de los últimos días son, casi con toda seguridad, intencionados.

En los últimos días se ha arrestado a dos personas como presuntos autores de fuegos en ese mismo municipio en el marco de la operación Lumex. Pero los seis incendios que se les imputan ocurrieron el pasado verano. El martes trascendía la detención de un brigadista de 21 años, integrante del servicio de extinción de incendios de Lobios. El juzgado de Bande ya ha decretado su entrada en prisión. La Guardia Civil informó ayer de que también ha detenido a otro vecino de Lobios, identificado como J.D.G., de 59 años de edad, como coautor de los fuegos por los que ya había sido arrestado el brigadista.

Feijóo

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, también se refirió ayer a los incendios que asolan a la provincia de Orense. Tras la reunión semanal del Consello de la Xunta, lamentó que «haya incendiarios y que alguno sea brigadista», algo que «es muy doloroso» para la administración forestal. Feijóo añadió que las fuerzas de seguridad están actuando, cuando hay alguna sospecha, para identificar y detener a los incendiarios

El presidente también respondió a las críticas por la desmantelación del dispositivo contra el fuego una vez terminada la época considerada como de máximo riesgo. Los sindicatos han convocado una concentración mañana ante la Consellería de Medio Rural para protestar por la decisión de la empresa pública Seaga, dependiente de la Xunta de no prorrogar los contratos de trabajo a los brigadistas pese a que el gobierno autonómico ha comunicado que se mantiene la situación de alto riesgo debido a la sequía. Feijóo negó ayer que se haya «desmantelado» el operativo y consideró que Galicia está en un escenario en el que el riesgo «es máximo», sobre todo en las zonas de interior. «Y cada día que pasa con menos lluvia y más temperatura es peor», aseveró. Explicó que el dispositivo se planifica en función de una serie de datos, y «está funcionando» adecuadamente.

Aunque incidió en que el riesgo es «máximo», matizó que no es el mismo en todos los puntos de la geografía gallega. Hay «una zona atlántica», dijo, en la que éste ha bajado de «forma evidente» porque «el número de horas de sol es inferior y las temperaturas nocturnas son inferiores», aseveró. «Siempre hacemos los operativos pensando donde hay máximas dificultades, y es en las zonas del interior de Galicia, sobre todo hacia Castilla, donde se dan ahora y donde estamos actuando», reivindicó. Feijóo apeló a «no equivocarse» de enemigo porque «la responsabilidad» debe ser «de los que encienden el fuego», no de quienes «lo apagan», afirmó.