Estado del embalse de Eiras, que abastece a Vigo, tras las lluvias del mes de diciembre
Estado del embalse de Eiras, que abastece a Vigo, tras las lluvias del mes de diciembre - EFE

La oposición acusa a Caballero de maquillar las analíticas del agua

El alcalde les reta a ir a los tribunales, como amenazan tanto el PP como la Marea de Vigo

SantiagoActualizado:

La polémica en torno a la calidad del agua continúa tensando la actualidad en la ciudad de Vigo. El grupo municipal Marea de Vigo acusaba ayer al concello de «trampear» los resultados de las analíticas realizadas en la red de abastecimiento con el fin de «ocultar información» y arrojar resultados positivos. El portavoz de la formación, Rubén Pérez, amenazó incluso con acudir a los juzgados si el gobierno de Abel Caballero no da una «explicación política» a las imágenes de operarios de la concesionaria Aqualia realizando purgas en el barrio de Canido después de varias analíticas con índices de trihalometano incompatibles con el consumo humano.

«Es falso que las purgas sean algo normal y habitual, son acciones correctoras, que se hacen cuando una red es muy antigua, cuando hay averías o problemas», incidió Pérez, que destacó que es «sospechoso» que se tomen esas medidas en el entorno de un colegio donde los análisis revelaron baja calidad del agua, y que los informes de la concesionaria sean positivos justo después de realizar las purgas. Pérez recordó que hay un porcentaje elevado de conducciones en Vigo que son de fibrocemento, y también «hay miles de metros de tuberías de fundición», lo que —a su entender— evidencia que la red de abastecimiento de la ciudad está «obsoleta». Asimismo, subrayó que esta situación es responsabilidad de los gobiernos municipales de los últimos años, que no exigieron a la concesionaria actuar en la red para garantizar unas buenas condiciones.

Tampoco descartaba acudir a la vía judicial la portavoz del PP de Vigo, Elena Muñoz, que a través de un comunicado consideraba «evidente» que Vigo «tiene un problema» en este ámbito del que culpabiliza al Gobierno municipal. En opinión de Muñoz, el Ejecutivo local liderado por Abel Caballero no está «a la altura de las circunstancias» y no ha contestado «a ninguno de los requerimientos de información» formulados por el PP sobre esta materia. En este sentido, apunta que hay «más de una docena de escritos» dirigidos al gobierno municipal, a la empresa concesionaria del servicio de agua Aqualia y a la Valedora do Pobo «sin obtener ninguna respuesta». «Damos la bienvenida a Marea y nos alegra que se sume a este problema en el que el PP de Vigo lleva meses trabajando», apuntó Muñoz en relación con la denuncia efectuada por parte de la Marea local.

«Que lo prueben»

Por su parte, el alcalde de la ciudad olívica retaba a los miembros de la Marea y a los populares a acudir a los juzgados en caso de que puedan probar la existencia de alguna irregularidad en las mediciones sobre la calidad del agua. «Los tribunales los tiene en la calle Lalín», respondía Caballero al portavoz de la formación rupturista Rubén Pérez. El alcalde olívico evitó aclarar si su equipo dará más información que la hasta ahora aportada por el Gobierno local o por la concesionaria Aqualia, que niega manipulación en las analíticas y sostiene que las purgas en la red son habituales.