La presidenta de Galicia Bilingüe e impulsora de Hablamos Español, Gloria Lago
La presidenta de Galicia Bilingüe e impulsora de Hablamos Español, Gloria Lago - M. MUÑIZ
SOCIEDAD

«Nuestros hijos tienen que poder estudiar en su lengua materna»

Una iniciativa popular recaba firmas para blindar los derechos de los castellanohablantes

SANTIAGOActualizado:

Hace un año, y casi de manera espontánea, nació en distintos puntos de España una iniciativa que busca blindar los derechos lingüísticos de los castellanohablantes. Una de sus promotoras es Gloria Lago, profesora de inglés en un instituto gallego y presidenta de esta asociación bautizada como «Hablamos español». El objetivo de sus miembros y colaboradores —casi un red con un millar de personas repartidas por todo el país— es lograr 500.000 firmas certificadas para que la proposición de ley de Libertad de Elección Lingüística sea debatida y, en su caso, aprobada en el Congreso. La iniciativa fue presentada por «Hablamos Español» y admitida el pasado mes de octubre. Ahora, sus integrantes necesitan ese medio millón de apoyos para que pueda ser debatida en la Cámara Baja. Y en ello están.

A través de una suerte de tour que los ha llevado a recorrer buena parte de la geografía española, Lago y sus compañeros pretenden, entre otras cosas, que los niños puedan elegir la lengua en la que estudiar. «Como mejor aprende un niño es en su legua materna. Lo que queremos es que esta lengua pueda ser la vehicular en el colegio», explica Lago en una charla con ABC. «Nosotros respetamos que la administración utilice los demás idiomas cooficiales y que en la enseñanza haya una línea de aprendizaje con lengua vehicular en la lengua cooficial», inciden desde esta asociación para dejar claro que su propuesta lingüística bebe de la legislación y la experiencia de otros países con más de un idioma oficial. «Lo que planteamos es una norma que está basada en la libertad de elección de lengua», resume como pilar fundamental de todas sus reclamaciones.

Libertad en el aula

Ahondando en esta idea, la iniciativa busca que «en todas las comunidades autonómas» exista la posibilidad de ser educado directamente en español, «y en las comunidades con lengua cooficial, con esa lengua como asignatura». «Siempre hay que respetar que el alumno utilice material didáctico en su idioma materno, y también como canal de expresión», apostillan haciéndose eco de las dificultades que a diario viven los alumnos de algunos centros para expresarse y aprender en su lengua de cabecera.

En cuanto a la administración, desde «Hablamos español» exigen que sea bilingüe y que no se prime la competencia en una de las lenguas como mérito profesional. Una denuncia que hace unos meses formularon, por ejemplo, los sindicatos de enfermería en las Islas Baleares, que piden que el catalán sea mérito, y no un requisito, para poder ejercer la sanidad en las islas. A nivel cultural, los promotores de esta iniciativa ciudadana defienden que no se cierre la puerta a la promoción en español y que deje de potenciar «únicamente» la creación cultural en la lengua cooficial. Y ya puestos, finalizan, «queremos que se nos devuelvan palabras de la toponimia que tienen larga tradición y que han quedado anuladas».

Acogida ciudadana

La campaña para lograr el medio millón de firmas necesarias para que esta propuesta salga adelante se inició el pasado noviembre. «Muchos de nosotros ni nos conocíamos y estamos muy sorprendidos con la respuesta de la calle. Solemos estar cuatro o seis personas recogiendo firmas y colapsamos. A finales de diciembre, por ejemplo, estuvimos en Barcelona y no nos podíamos imaginar que tantísima gente se iba a acercar a firmar. Lo cierto es que fue sorprendente y también emocionante», confiesa Lago. El contacto con la calle también les ha permitido acceder a historias personales de gente que ha perdido un trabajo porque no manejaba la lengua cooficial. «En los lugares donde no tienen dos lenguas, actúan por solidaridad con nosotros y lo ves sobre todo en las familias que tienen niños», resalta la impulsora del proyecto.

Sobre la carrera para llegar al medio millón de apoyos, desde «Hablamos español» aclaran que «vamos a buen ritmo, pero no podemos bajar la guardia». Las próximas citas, en Santander, Burgos, Alicante y Pamplona.