El parlamentario autonómico y precandidato a las primarias del PSdeG, Juan Díaz Villoslada
El parlamentario autonómico y precandidato a las primarias del PSdeG, Juan Díaz Villoslada - MIGUEL MUÑIZ

«A mí no se me ocurriría escarbar en las trayectorias de mis compañeros»

El diputado autonómico cree que alcanzar pactos entre aspirantes antes de la celebración de las primarias sería «engañoso» para la militancia

SantiagoActualizado:

Juan Díaz Villoslada (Orense, 1965) rechaza colgarse la etiqueta de candidato impulsado por el «aparato» del partido en las primarias que el PSdeG celebrará el próximo 8 de octubre. El diputado autonómico y exgerente de la Universidade da Coruña se reivindica a sí mismo como el aspirante «sin pasado» y ajeno a las luchas internas que viene protagonizando la formación.

—Esta semana se abría el proceso de recogida de avales ¿Cree que tanto usted como los otros dos candidatos alcanzarán la cifra necesaria?

—Creo que los tres estamos en condiciones de superarla. Por lo que respecta a mi candidatura y por lo que he visto en varias comarcas creo que sí podremos superar esta criba, y creo que tanto Caballero como Leiceaga también podrán hacerlo.

—Gonzalo Caballero no descartaba poder llegar a pactos con otros aspirantes, ¿qué le parecería que él y Leiceaga llegasen a un acuerdo para plantarle cara a su candidatura?

—Siempre he dicho que cualquier tipo de acuerdo o gran pacto tiene que ser el día siguiente de la votación. Pactos preliminares en estos momentos yo creo que son engañosos, en la medida en la que si concurrimos tres, los tres concurrimos para tratar de llegar al final. La militancia tiene que saber que los tres tenemos ese mismo interés. Cuestión distinta es que alguien no supere el corte de los avales y establezca algún tipo de alianzas, pero yo creo que eso en estos momentos no debe plantearse en esos términos.

—¿Entonces vería bien llegar a pactos en caso de que alguno no consiga los avales necesarios?

—Insisto en que pasado el corte de los avales son los militantes los que tienen que pronunciarse. Si los tres no pasan el corte de avales quedaríamos dos y en ese momento que decidan los militantes, porque sino el juego no es que sea sucio, pero enturbia un poco la necesaria transparencia para ejercer el derecho libre y secreto al voto.

—¿Qué diferencia su proyecto al de Caballero o Leiceaga?

—Estamos en una nueva etapa en Galicia y lo que yo puedo ofrecer es novedad, no estar cargado de tantas batallas y situaciones anteriores que pueden suponer servidumbres para quien sí ha estado, y en este sentido esa novedad puede ayudar a abrir una nueva etapa de unión y de cohesión para oxigenar la organización.

—¿Qué le parecen las críticas de Caballero a su pasado como subdirector xeral de un gobierno de Fraga?

—Creo que no son las formas de llevar adelante una campaña en la que hay que abrir una nueva etapa absolutamente clara y limpia. No me gustan ese tipo de argucias y creo que no se volverán a producir. Tengo muy claro que mi trayectoria profesional es absolutamente profesional. Un puesto de subdirector autonómico es el máximo nivel funcionarial, no es un cargo político, no es un alto cargo y a mí no se me ocurriría estar escarbando en las trayectorias profesionales de mis compañeros.

—¿Cree que es una estrategia para polarizar el proceso entre usted y él?

—Sí. Creo que responde a estrategias de campaña. Venimos de unas primarias federales en donde hubo una polarización fuerte y se intenta extrapolar esa dinámica a las primarias gallegas, creo que de forma desacertada. Las estrategias pueden ser fuertes y contundentes pero deben ser limpias y respetuosas.

—¿Se siente usted cómodo con la etiqueta que le ponen algunos de candidato del aparato del partido?

—No me siento en absoluto apadrinado más que por mi convicción personal de dar este paso. Son formas un poco viejas de ver las cosas y tenemos que abrir una nueva etapa en la que dejemos de asignarnos etiquetas. No se trata de eso, yo me siento absolutamente libre.

—Se habla de que su candidatura fue impulsada, entre otros, por el exsecretario general José Ramón Gómez Besteiro, ¿qué papel tendrán las opiniones y aportaciones de Besteiro?

—La experiencia del anterior secretario general será de mucha valía. La experiencia de todo aquel que ha tenido una responsabilidad orgánica hay que tenerla en cuenta. Sería necio no tener en cuenta las aportaciones de quienes han tenido tantas experiencias.

—¿Está siendo neutral la gestora gallega en el proceso?

—Si. Hubo ese pequeño fallo en la gestión de una red informática y hubo una explicación, pero creo que esta mostrando la necesaria neutralidad, igual que en la campaña de las elecciones autonómicas del año pasado.

—¿El PSdeG endurecerá su discurso en el Parlamento si gana las primarias?

—Creo que tenemos que intensificar la labor de oposición al PP. El tener ya la estructura del partido con una nueva dirección claramente establecida nos va a ayudar a tener una voz más fuerte, y es uno de los problemas que teníamos en el grupo parlamentario a la hora de poder llevar a cabo una acción de oposición más intensa. Además hay un reto electoral a corto y medio plazo y por eso hay que intensificar la labor.

—¿Mantendría a Leiceaga como portavoz parlamentario?

—Es una decisión que le corresponde a él, al grupo parlamentario y a la dirección del partido, pero no va a haber automatismos. Es posible que el cambio de resultados genere cambio de responsabilidades y de roles en los diferentes ámbitos del partido, pero insisto en que no va a haber automatismos y creo que el ambiente del grupo parlamentario va a facilitar mucho esa nueva etapa.

—¿Qué le parece que el alcalde de Vigo diga que no le importa este proceso?

—Una cosa es que un representante institucional quiera mantener ante la ciudadanía una posición de neutralidad, lo cual me parece hasta cierto punto razonable y entendible, y otra cosa es que menospreciemos el proceso. Yo creo que es un gran reto que tenemos los socialistas en Galicia y todos tenemos que implicarnos.