Dos trabajadores de Navantia conversan en las instalaciones de la compañía en Ferrol
Dos trabajadores de Navantia conversan en las instalaciones de la compañía en Ferrol - MUÑIZ

Navantia firma los contratos para la construcción de 42 jackets en Fene

El pedido de Iberdrola implica para Ferrol unos 900 empleos de media hasta 2018

SantiagoActualizado:

Navantia arranca el año con un contrato en firme que lleva aparejados ingresos superiores a los 120 millones de euros. El constructor público sigue rentabilizando su alianza con la empresa asturiana Windar Renovables y el tándem se consolida como el suministrador preferente de Iberdrola en el sector eólico. Tras la experiencia en la construcción de 29 cimentaciones (jackets) para sostener otros tantos aerogeneradores del parque eólico marino de Wikinger, en aguas del Mar Báltico, y que fueron entregados en «tiempo, coste y forma», la energética vuelve a confiar en los astilleros de la ría de Ferrol para un nuevo pedido. En total 42 nuevas jackets que suponen la confirmación del acuerdo firmado en octubre para la construcción de 34 unidades, ampliado posteriormente en noviembre, y que ayer se confirmaba como definitivo.

El consorcio formado por Navantia y Windar culmina con éxito después de meses de negociaciones con Iberdrola y su filial en Reino Unido Scottish Power para la construcción de las estructuras destinadas al parque eólico marino de East Anglia One, contrato que reportará más de un millón de horas de carga de trabajo al astillero de Fene. En grandes cifras, los trabajos que se realizarán a lo largo de 2017 y gran parte de 2018 garantizan carga de 22 meses para los astilleros gallegos con una media de 900 empleos. Además, el contrato incluye la construcción de 126 pilotes que serán construidos por la compañía avilesina.

Subestación en Cádiz

El East Anglia One, localizado al sur del Mar del Norte y en su zona sureste, abarca una superficie de 300 kilómetros cuadrados y alcanzará una potencia instalada de unos 714 megavatios gracias a 102 aerogeneradores offshore. Las instalaciones tendrán que estar «completamente en funcionamiento antes de finales de 2018», para lo cual Iberdrola «ya ha formalizado varios de los contratos para este parque». Entre ellos, figura el encargo valorado en casi 65 millones para la construcción de la subestación eléctrica y su jacket correspondiente encargado a la planta de Navantia en Puerto Real (Cádiz). Dicha subestación permitirá conectar el parque, emplazado a unos 45 kilómetros al sureste de la ciudad de Lowestoft, a la red eléctrica del Reino Unido.

Este segundo contrato no solo supone la confirmación de Navantia como referente en eólica marina para los operadores europeos, sino que abre la puerta a seguir trabajando mano a mano con Iberdrola en sucesivos proyectos. En este sentido, cabe recordar que la energética «está también desarrollando los parques East Anglia 2 y 3, los cuales se encuentran en fase de estudio de viabilidad», tal y como informa el constructor público a través de un comunicado.