Santos y Villares ofrecieron una rueda de prensa en el Parlamento autonómico
Santos y Villares ofrecieron una rueda de prensa en el Parlamento autonómico - EN MAREA

En Marea pide amparo ante la «violencia institucional» del PP

Los rupturistas denuncian el tratamiento de los populares a Carmen Santos, después de que la diputada sugiriera que «asesinaban» a mujeres

SantiagoActualizado:

El enfrentamiento entre el PP gallego y la líder de Podemos y diputada de En Marea Carmen Santos sube de tono. El portavoz del grupo rupturista, Luís Villares, anunció ayer que remitirán a la Mesa del Parlamento gallego una petición formal de amparo ante lo que califican como «violencia institucional» de los populares hacia su formación en general y hacia Santos en particular.

Los desencuentros entre ambos empezaron después de que la líder de Podemos Galicia rechazase pedir disculpas por el tuit en el que llamaba asesinos a «señores del PP». Acto seguido, los populares anunciaron que no reconocerían a Santos como interlocutora válida en la Cámara gallega hasta que rectificase públicamente. No obstante, el hecho que según Villares «colmó el vaso de los agravios» contra En Marea tuvo lugar este martes, cuando un diputado del PP rechazó responder a la parlamentaria rupturista durante una comisión y le afeó que, tras sus declaraciones, «no merece» ser considerada portavoz.

«El PP no tiene capacidad para concedernos o negarnos legitimidad de ningún tipo», censuró el líder de En Marea, que argumentó que este episodio es un ejemplo del «trato inaceptable» que los populares dan a los rupturistas desde el comienzo de legislatura para «invisibilizar» su labor de oposición. Según Villares, esta actitud es una «vulneración clara de los derechos fundamentales», y anunció que si la Cámara no atiende su petición estudiarán elevarla a otras instancias. La propia Carmen Santos quiso ir más allá de la denuncia efectuada por Villares y dejó entrever que las críticas hacia ella son fruto del «machismo» de los populares.

Alberto Núñez Feijóo quiso restarle importancia ayer a la petición de amparo de En Marea y aseguró que se trata a uno de los «números políticos» que, en su opinión, son habituales en esta formación.