Vecinos de Soutomaior se manifestaron contra el trasvase del Verdugo
Vecinos de Soutomaior se manifestaron contra el trasvase del Verdugo - EFE

Las lluvias no alcanzaron ni la mitad de la media habitual en noviembre

A la espera de las precipitaciones que empiezan hoy en Galicia a las presas le quedan reservas para menos de 90 días

Soutomaior se manifesta contra el trasvase del Verdugo, que el BNG denunciará en el Parlamento Europeo

SantuagoActualizado:

Entre finales de septiembre y comienzos de noviembre, los embalses comienzan a recuperar el agua que han ido perdiendo durante el verano. Pero este año las escasas precipitaciones han sido incapaces de llenar las presas destinadas al abastecimiento de la población, que continúan perdiendo agua. En toda España no se recordaba algo así desde el año 1990. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) difundió ayer el avance de su informe climátologico mensual. En Galicia las lluvias no alcanzaron ni la mitad de las precipitaciones medias registradas durante este mes. El pasado octubre fue aún peor para la sequía, dado que la pluviosidad se quedó en sólo el 20% del promedio.

A principios de octubre la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil decretaba la alerta por sequía para todos sus municipios y Augas de Galicia hacía lo mismo para parte de sus 19 cuencas. Esta semana el organismo dependiente de la Xunta de Galicia ha ampliado la alerta para todas las demás. Por el momento no hay cortes de suministro generalizados —salvo en algunos ayuntamientos como el de Irixoa— pero si continúa sin llover es más que probable que se eleve el nivel al de emergencia, que ya conllevaría medidas como las restricciones de agua en los hogares. La Xunta trabaja ya con ese escenario dado que las reservas de agua en los embalses gallegos llegarían tan sólo para algo menos de 90 días. De media en la Comunidad, el agua embalsada, está sobre el 38%

A corto plazo las lluvias aparecerán hoy en la Comunidad, pero para que logren revertir la situación tras casi seis estaciones más secas de lo habitual deberán ser especialmente cuantiosas. Tanto la Confederación de Galicia-Costa como la del Miño-Sil cuentan con las previsiones de la Agencia Americana de Meteorología, que ha pronosticado que a partir de mediados de este mes, en enero y en febrero las precipitaciones serán más abundantes de lo normal. Pero los meteorólogos siempre advierten que las predicciones a largo plazo pueden equivocarse.

Pese a que la situación de prealerta se activó a principios de enero, han sido en las últimas semanas cuando han empezado a proyectarse medidas en los sistemas de abastecimiento de aguas. El área de Vigo es una de las zonas más afectadas. Xunta y Ayuntamiento acordaron un trasvase desde uno de los saltos hidroeléctricos del río Verdugo y esta semana se aprobaba también la reducción del caudal ecológico que se vierte desde la presa de Eiras al Oitavén.

Pero la primera medida ha levantado el rechazo frontal en Ponte Caldelas y ahora también en el vecino de Soutomaior. Convocados por el BNG, unos 300 vecinos marchaban ayer contra el trasvase, según informó Efe. La marcha contó con el apoyo de asociaciones de vecinos, colectivos ecologistas y las cofradías del fondo de la ría de Vigo. La patrona mayor de la cofradía de Arcade, Rita Míguez, explicó que las doscientas familias que viven directamente del sector del mar en Soutomaior están «muy preocupadas» ante la falta de información y la ausencia estudios medioambientales. Miguez aseguró que el trasvase provocará un descenso «notable» en el caudal del río, afectará a las corrientes y reducirá la cantidad de «alimento» que llega a los bancos marisqueros de la ría de Vigo y la ensenada de San Simón. El portavoz de la Plataforma en Defensa del Río Verdugo (Pladever), Fernando Malvar, explicó que el «sufrimiento biológico» que provocará este trasvase será «mucho mayor» en las áreas más próximas a la desembocadura del río, provocando «importantes» pérdidas tanto desde el punto de vista ecológico como económico.

A Bruselas

Desde el BNG se muestran convencidos de que el trasvase matará al río Verdugo y consideran que podría constituir un delito ambiental. Según Efe, el portavoz nacionalista en el municipio, Manu Lourenzo, explicó que los servicios jurídicos del partido ya están «dando forma» al armazón legal de una denuncia, que presentará la futura eurodiputa Ana Miranda en el Parlamento Europeo. El BNG entiende que el trasvase incumple la normativa europea de aguas. Con esta denuncia, explicó Lourenzo, se pretende frenar una actuación que no cuenta con «ningún tipo» de informe técnico ni ambiental. También el municipio de Ponte Caldelas, gobernado por el PSOE, anunció esta semana que intentará frenar la captación de agua del Verdugo en los tribunales.