Leiceaga, en el Parlamento de Galicia
Leiceaga, en el Parlamento de Galicia - EFE

Leiceaga: «No quiero un partido tutelado. No tiene sentido seguir mirando atrás»

El portavoz parlamentario del PSdeG y aspirante a la secretaría xeral apuesta por extrapolar su trabajo en la Cámara al partido y en el respeto entre compañeros

SantiagoActualizado:

Hace algo más de un año que Xoaquín Fernández Leiceaga (Noia, 1961) lograba la confianza de los militantes para ser el cabeza de lista del PSdeG en las elecciones autonómicas. Ahora, convertido en portavoz parlamentario de la formación, vuelve a probar suerte en las primarias que el partido celebrará el próximo 8 de octubre para poner fin a la situación de interinidad que vive el socialismo gallego tras la dimisión del exsecretario general José Ramón Gómez Besteiro en marzo de 2016.

—¿Cómo esta siendo este inicio de campaña? ¿ Cree que usted y el resto de candidatos lograrán reunir los avales necesarios?

—Por los contactos que estoy teniendo con los militantes en las distintas agrupaciones creo que el proceso está yendo bastante bien. Sería mucho mejor que el porcentaje de avales a conseguir fuese menor [es necesario lograr el apoyo del 10% de la militancia] porque creo que esta fase lo único que debe garantizar es que los candidatos tengan un respaldo mínimo, y podría valer con un 2% como está establecido en el Congreso Federal. Aún así no creo que vaya a ser un impedimento para que los tres pasemos a la siguiente fase.

—Gonzalo Caballero abría la puerta a pactar con otros precandidatos para conformar una candidatura fuerte, ¿estaría dispuesto a pactar con él?

—Las reglas de estas primarias no contemplan una segunda vuelta, sin embargo si hubiese sido posible creo que facilitaría que el secretario general tuviera un apoyo mayoritario en el partido de forma clara. A partir de ahí, mi proyecto es un proyecto de unidad e integración y quiero contar con todos, pero yo también quiero ganar y mi proyecto es para dirigir el partido a través de la secretaría general. Estoy dispuesto a llegar hasta el final, pero estoy abierto a incorporar a personas de otra candidatura a mi proyecto a través de la ejecutiva u otros órganos del partido.

—Hace unos meses declaraba que no se veía compitiendo por el liderazgo orgánico del partido, ¿qué ha cambiado para que haya decidido dar el paso?

—He hecho una evaluación de lo que ha sido la vida del partido en este año. El grupo parlamentario ha sido la voz del PSdeG en Galicia y de ahí hay varias cosas que se pueden trasladar al conjunto del partido. Hemos dado muestras de un grupo estable, unido, e integrado a partir de personas de sensibilidad interna diferente, y este ejercicio creo que hay que trasladarlo al conjunto de la formación. En segundo lugar he hecho el siguiente análisis: no hay demasiadas voces hoy en día conocidas que puedan representar al PSOE en Galicia, y creo que el liderazgo orgánico se refuerza si incluye también una dosis de liderazgo social. Mi papel como portavoz parlamentario yo creo que garantiza eso.

—¿Cree que el cruce de acusaciones entre Caballero y Villoslada ha polarizado la campaña dejándolo a usted al margen?

—Si la polarización tiene que ver con la descalificación personal, a mí no me interesa. No estoy en ese juego ni lo voy a hacer. Para unir el partido es necesario respetar las reglas y respetarnos mutuamente. Yo no tengo interés en entrar en ese juego y en ese tipo de discurso, yo estoy haciendo una campaña más de proximidad con los militantes para plantearles cuales son las claves del partido en Galicia que pasan por mantener la unidad y por reconstruir la forma de funcionar de la formación para definir el proyecto que le interesa a los ciudadanos.

«Para unir el partido en Galicia es necesario respetar las reglas y respetarnos mutuamente. No tengo interés en entrar en ese juego de ni en ese tipo de discursos»Xoaquin Fdez. Leiceaga

—Desde la dimisión de Besteiro siempre se hablado de que continuaba manejando los hilos del partido, ¿qué papel tendrá la opinión del exsecretario general del PSdeG si usted gana las primarias?

—Yo dije en mi presentación que no quería un partido tutelado. Creo que llevamos demasiado tiempo de interinidad y no se trata de dirigir el partido pensando en esperar a nadie, sino en ganar claramente el futuro. Ese tiempo de interinidad hay que recuperarlo tomando decisiones rápidas, porque las elecciones municipales están muy próximas, vamos a tener poco tiempo y se trata de tomar decisiones, de acertar a ser posible y de mirar hacia adelante. No tiene sentido seguir mirando hacia atrás; seguir mirando por el retrovisor.

—Los otros dos aspirantes coinciden en que la oposición que se ha hecho esta legislatura en el Parlamento no ha sido todo lo dura que debiera, ¿coincide con ellos?

—La oposición la hemos decidido de forma democrática en el grupo parlamentario y no he percibido allí críticas por falta de dureza. No es un buen criterio el de la dureza, porque yo creo que se trata más de hacer una oposición eficaz, y debe hacerse oponiéndose a las políticas del partido popular que no nos gustan, y lo hemos hecho. Creo que es la oposición que quieren los ciudadanos y no tengo que mostrar ninguna dureza especial porque no tengo ningún complejo con el PP ni he colaborado con ellos en términos políticos.

—¿Debe haber más entendimiento en los concellos entre el PSdeG y las Mareas?

—Hay que normalizar las relaciones en el espacio global de la izquierda y eso pasa porque nosotros hagamos un esfuerzo de relación con otras fuerzas, pero sobre todo pasa por que esas otras fuerzas maduren y sean capaces de mantener un comportamiento institucional razonable. Hay que hacer ese trabajo casi de cultura política, de atraerlos a un espacio de colaboración razonable. En Marea tiene que madurar para aproximarse a líneas de actuación más sensatas.