Cuentakilómetros de un vehículo
Cuentakilómetros de un vehículo - Y. CARDO
GALICIA

A juicio una red que trampeaba los contadores de coches usados para después revenderlos

La «operación Trucarro» sienta desde este jueves en el banquillo al autor del fraude y a toda una vasta trama de concesionarios a los que prestaba sus servicios para trucar los cuentakilómetros

SANTIAGOActualizado:

La Audiencia Provincial de La Coruña, en su sección sexta con sede en Santiago, acoge desde este jueves las sesiones del juicio contra los 42 acusados de la denominada «operación Trucarro», una vasta red de fraude destapada por la Guardia Civil consistente en la manipulación de los contadores de vehículos usados para rebajar su kilometraje y aumentar su posterior valor de venta. La vista se produce después de una laboriosa instrucción por parte de los investigadores, que arrancó en 2008 y no finalizó hasta ocho años más tarde, después de determinar cuántos concesionarios y talleres se valieron de esta tramposa práctica.

El principal acusado es el empresario J. G., quien «prestó repetidamente a toda una serie de talleres y concesionarios dedicados a la venta de vehículos usados», tanto en Galicia como fuera de la Comunidad, «servicios técnicos que incluían la alteración de la indicación de los kilómetros recorridos en los salpicaderos digitales de los vehículos», según recoge el escrito de la Fiscalía. Su destreza en esta manipulacón le llevó a ser «popular y demandado dentro del sector».

Para el Ministerio Público, el empresario «era consciente de que a través de la alteración indicada», ayudaba a los responsables de talleres y concesionarios «consiguieran la venta de tales vehículos sobre la base de una apariencia de kilómetros que no se correspondía con la realidad». Para ello, se valía de dos máquinas con las que trabajaba bien en un taller de su propiedad a las afueras de Compostela, bien desplazándose a las instalaciones de los clientes. Esta «masa de engaños» se extendió por varias provincias españolas entre 2008 y 2010, año en el que se destapó la red.

Tal y como recoge la Fiscalía, una veintena de concesionarios se valieron de esta manipulación técnica para rebajar kilómetros a sus coches de ocasión. En total, 305 coches se vendieron a terceros con trampa en sus contadores.

Algunos casos formaban parte de un modus operandi basado en el engaño. Por ejemplo, un taller de Sada con sucursales en los polígonos de A Grela (La Coruña) y Narón compraban vehículos de ocasión en varios concesionarios de Madrid, los manipulaban y los revendían a su vez a otros profesionales del negocio de la venta de cohes usados o a particulares. A un A-3 que adquirieron en Coslada con 269.000 kilómetros, tras trucarle el contador, lo dejaron con apenas 94.000 aparentes. En ocasiones la trampa tenía consecuencias. A otra persona le vendieron un Passat con 86.000 km después de rebajarlo fraudulentamente de los 172.000 con los que lo habían comprado en Madrid. El receptor acabó por devolverles el coche pasado unos meses por los problemas que le daba, pero lejos de sacarlo del mercado, lo volvieron a colocar a otro usuario.

Por el escrito del fiscal aparecen vehículos a los que se les recortan desde 20.000 hasta 150.000 o 170.000. Los epicentros de este fraude eran concesionarios de Santiago, Astorga, Oleiros o el antes mencionado de A Grela/Narón. Se da la circunstancia de que la inmensa mayoría de los negocios que vendieron vehículos trampeados era, a su vez, concesionarios oficiales de las más diversas marcas. Cuando trascendió el contenido del sumario, los nombres de estos talleres corrieron como la pólvora entre asociaciones de usuarios y foros de internet para prevenir a futuros damnificados por estas prácticas ilegales.

A todos ellos el fiscal les imputa un delito de estafa, muchos con el agravante de estafa continuada, y solicita entre un año y nueve meses de prisión y dos años y seis meses, además del pago de cuantiosas indemnizaciones a los usuarios que compraron los coches manipulados. El juicio está previsto que se desarrolle desde este miércoles hasta el 4 de mayo.