Un operario en los astilleros de Navantia en Ferrol
Un operario en los astilleros de Navantia en Ferrol - MIGUEL MUÑIZ

Industria confía en que el Gobierno encargue las fragatas F-110 a Ferrol

El conselleiro afirma que «está dando todos los pasos necesarios» y que tiene presupuesto

SantiagoActualizado:

Paralizado por la crisis económica, el encargo por parte del Ministerio de Defensa de cinco fragatas F-110 a los astilleros de Navantia en Ferrol podría estar cada vez más cerca. Esta es, al menos, la opinión del conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, que ayer consideró que el Gobierno central tiene «presupuesto» y está dando «todos los pasos necesarios para materializar la orden de construcción». Los sindicatos, sin embargo, se mostraron menos optimistas. Aunque confían en que los buques acabarán realizándose en los astilleros ferrolanos, el responsable del naval de CCOO, José Matesanz, quiere ver la orden de ejecución firmada. Mientras no lo esté «todo es humo», subraya.

El encargo de las fragatas fue uno de los principales temas de la agenda del presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, en la reunión que mantuvo con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la pasada semana. La Xunta confía que la inversión ronde los 4.000 millones de euros y genere unos 1.300 empleos de forma directa, 2.100 en las empresas auxiliares de la Comunidad y un global de 3.600 puestos por vía indirecta. Según informa Ep, el titular de Industria recordó que este proyecto es «una prioridad para Galicia», para su sector naval y para Navantia. Francisco Conde explicó que la Xunta está «intentando acompañar» a Navantia y al Ejecutivo central para que se pueda «concretar» la orden de construcción.

Desde hace dos años, Defensa y Navantia trabajan en el diseño y en el programa tecnológico de las fragatas. «Sabemos que está avanzado, si se terminara este año no habría justificación para que la orden de ejecución no se firmase en 2018», subrayó ayer el responsable de naval de CCOO. Matesanz explica que la duda quedará despejada cuando se presenten los presupuestos del Estado para el año próximo. Aunque finalmente se formalice la orden, los operarios no empezarán a cortar chapa en las gradas de Navantia hasta el próximo 2019.

La Xunta considera el encargo crucial para los astilleros ferrolanos. «Entendemos que la construcción de las fragatas es lo que puede consolidar definitivamente la recuperación del sector naval en Ferrolterra y también del conjunto de la industria auxiliar», subrayó Francisco Conde.

Actualmente los astilleros ferrolanos, especializados en construcción militar, están iniciando la construcción de dos megabuques para la Armada australiana, uno de los principales clientes de Navantia. El proyecto está aún en las manos de los ingenieros, por lo que de momento apenas supone carga de trabajo para la plantilla y las auxiliares. «A principios de año sí que la generará», explica el responsable de naval de CCOO, el sindicato mayoritario en el comité de empresa de los astilleros. En Navantia Fene también hay encargos. En la factoría están comenzando los trabajos de construcción de 42 nuevos jackets —las torretas que sostienen los aerogeneradores en la eólica marina—. «Es una carga de trabajo interesante, pero desgraciadamente a los 285 operarios de la plantilla de Navantia en Fene, no les genera ocupación, sólo trabajan las auxiliares», lamenta Matesanz. De cara al futuro, Navantia espera también que se concreten las prometidas corbetas para Arabia Saudí.