La plantilla del Atlántida Hockey Club, fundado en Vigo en 1932 por María Antonia Sanjurjo Salazar
La plantilla del Atlántida Hockey Club, fundado en Vigo en 1932 por María Antonia Sanjurjo Salazar - CONSELLO DA CULTURA GALEGA/SANTIAGO GONZÁLEZ SANJURJO

Historia de las pioneras del deporte gallego

La profesora Cristina López Villar recopila en un libro las primeras incursiones de las mujeres gallegas en el deporte. Algunas de ellas fueron figuras pioneras en España en prácticas como el hockey o el fútbol a nivel profesional

SantiagoActualizado:

La primera árbitro de hockey en España, la primera futbolista profesional o la primera que introdujo la gimnasia en la enseñanza. Todas eran mujeres, gallegas, y junto a otras muchas figuras anónimas fueron las pioneras del deporte femenino en la Comunidad en pleno siglo XIX. Con el fin de visibilizar sus historias y otorgarles un «reconocimiento social», la profesora Cristina López Villar acaba de publicar el libro «Pioneiras do deporte en Galicia», un volumen de casi 200 páginas y editado por la Diputación de La Coruña que recoge las primeras incursiones de las mujeres gallegas en la práctica deportiva.

«Doy clases en la facultad de Ciencias do Deporte e Educación Física en La Coruña y veía que había muchos libros de otros países sobre la historia de las mujeres deportistas, y me llamaba la atención que aquí no hubiese casi nada», explica López Villar en conversación con ABC. Tras cuatro años de investigación, la autora del libro logró documentar la importancia del papel de las mujeres a la hora de extender en la Comunidad la práctica de deportes como el hockey. «El caso del hockey es muy particular porque son las ellas las que empiezan a practicarlo, es algo característico de Galicia, en otros lugares de España no fue así», apunta la investigadora.

Es precisamente en esta área donde muchas deportistas gallegas hicieron historia. Destaca el caso de María Antonia Sanjurjo Aranaz, una «adelantada a su tiempo» que compaginó su formación académica —consiguió una beca para estudiar en Estados Unidos en 1935— con su pasión por el deporte. En 1932 creó en Vigo el Atlántida Hockey Club, un equipo en el que participaban distintas jugadoras de la ciudad olívica y alrededores. La prensa de la época la consideró en su día como «alma máter» del hockey gallego, hasta el punto de que en 1933 fue nombrada presidenta de honor de la recién creada Federación gallega de este deporte. Ese mismo año, Sanjurjo pronunciaría una histórica conferencia defendiendo el feminismo en la práctica deportiva. «En el deporte desaparecen muchos prejuicios sociales. No hay cursis ni elegantes, ni aristócratas ni plebeyos, sino simplemente educación y buenos y manos deportistas», señaló en su recordada intervención.

«El caso del hockey es muy particular porque son las mujeres las que empiezan a practicarlo en Galicia»

También en este deporte destacan figuras como Maruca Allones, primera mujer en ejercer como árbitro de hockey en España, o la viguesa Gloria Tapias, primera gallega en jugar con la selección como internacional. Sin embargo, también hay ejemplos de gallegas pioneras en deportes mayoritarios como el fútbol. En el considerado «deporte rey», sobresale por encima del resto la figura de Irene González a principios del siglo XX. «Fue la primera jugadora de fútbol y la primera portera, en los años 20 jugó en un equipo de hombres y acabó montando su propio equipo, el Irene Fútbol Club. En La Coruña incluso se valoró crear la Copa Irene en homenaje a ella, pero nunca se llegó a hacer», destaca Cristina López Villar.

La autora de «Pioneiras do deporte en Galicia» destaca como en aquella época existía una gran «negatividad» por parte de algunos sectores, que se mostraban reacios a que las mujeres pudieran practicar deporte al igual que los hombres. «En caso de la hípica se decía que solo era adecuado para las mujeres solteras, que las casadas no lo debían practicar porque las sacudidas podían tener una reacción negativa en su cuerpo», apunta. Sin embargo, muchas decidían hacer oídos sordos al convivir en un entorno familiar que «no censuraba» este tipo de prácticas y que incluso las consideraban «un bien de salud». En este sentido, la investigadora apunta que en la difusión del deporte femenino jugaron un papel importante algunas mujeres aristócratas que reproducían en la Comunidad las disciplinas que veían en sus viajes por Europa; aunque también las «colonias extranjeras», que practicaban en Galicia algunos de los deportes ya asentados en sus territorios.

Situación actual

En permanente contacto con deportistas gracias a su profesión, Cristina López Villar defiende que «aún queda mucho por hacer» para alcanzar la igualdad en el ámbito deportivo. «Hoy hay chicas que juegan al fútbol en primera, aquí en Galicia y que cobran 20 euros por partido ganado, si pierden no ganan nada; aunque depende de los clubs, hay algunos en categorías inferiores que les pagan un fijo de 100 euros al mes, cuando a muchos hombres en tercera se les paga 300», lamenta esta profesora.