Billetes de 10 euros en una imagen de archivo
Billetes de 10 euros en una imagen de archivo - EFE
Corrupción de menores

«Guapa, ¿quieres los 20 euros? Vente a mi casa y dejas que te toque»

El septuagenario, que ha aceptado dos años de prisión, increpó hasta en tres ocasiones a una niña de nueve años buscando que le acompañase a su domicilio

SantiagoActualizado:

Un vecino de Monforte de Lemos (Lugo), de 77 años de edad, ha aceptado dos años de prisión por un delito de corrupción de menores tras haberse dirigido a una niña de sólo nueve años, ofreciéndole dinero a cambio de que le acompañase a casa y dejase que la «tocase». La Fiscalía, que solicitaba tres años de cárcel, y el abogado del procesado han llegado a un acuerdo de conformidad en la mañana de este lunes, al aceptar el septuagenario los hechos durante una breve vista que tuvo lugar en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo. La menor no sufrió ningún tipo de lesión física ni psíquica.

Los hechos ocurrieron en julio de 2016. El ya condanado increpó a una menor, de sólo 9 años, ofreciéndole 20 euros a cambio de que le acompañase a su domicilio y dejase que la «tocase». Según relata el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación, el procesado se dirigió a la menor hasta en tres ocasiones. En un primer encuentro, registrado el 14 de julio en la localidad lucense de Monforte de Lemos, llamó «guapa» a la niña; un día, después, volvió a encontrarse con ella y realizó un primer ofrecimiento: «Vente a mi casa, te doy veinte euros y dejas que te toque». El día 18, hacia las 20.30 horas, volvió a ver a la menor en el parque y le repitió: «Guapa, ¿quieres los viente euros?».

El hombre, que probablemente no entrará en prisión dada su avanzada edad, ha manifestado a los medios antes de entrar en el juicio que desconocía a qué iba y dijo que se había enterado por el abogado. «No, no sabía nada, no tengo ni idea de nada», ha dicho, en declaraciones recogidas por Ep, para añadir que se consideraba «inocente de todo» aunque posteriormente, ante el tribunal, ha admitido los hechos.

El procesado ha confesado que «no» estaba «bien», desde «hace tiempo» con problemas de «cabeza y en el pulmón». «Vine hoy porque no me llamó el médico de Monforte, del hospital, porque si me llega a llamar ya no venía», ha puntualizado, al tiempo que ha concretado que vive «solo» en Monforte, y que tiene sobrinos en Orense y en O Courel.

Además de los dos años de prisión que aceptó, informa Ep, el septuagenario tendrá otros dos años de libertad vigilada, sin que pueda aproximarse a la menor a la que intimidó.