Personas rescatadas por el Aquarius en las costas de Libia
Personas rescatadas por el Aquarius en las costas de Libia - EP
Política migratoria

Galicia se vuelca para prestar respaldo ante la crisis humanitaria del Aquarius

El vicepresidente de la Xunta ve «un acierto» la decisión del Gobierno: «Se ha hecho lo que se tenía que hacer». «Tenemos todos los medios siempre a disposición», traslada el conselleiro Rey Varela. «Galicia está preparada»

SantigoActualizado:

El lunes, el Gobierno español desbloqueaba el calvario del Aquarius ofreciendo el puerto de Valencia como destino seguro para las más de seiscientas personas rescatadas el sábado en las costas de Libia, y este martes, «a primerísima hora de la mañana», según relató el conselleiro de Política Social, la Administración gallega activaba los canales de coordinación para poner a disposición del Ejecutivo estatal —competente en políticas de asilo— la capacidad, experiencia e infraestructura de la Comunidad para recibir a parte de los hombres, mujeres y niños que viajan a bordo del buque fletado por SOS Méditerraneé y Médicos sin Fronteras. «Se ha hecho lo que se tenía que hacer», sostuvo ayer el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en declaraciones recogidas por Efe, calificando de «acierto» el ofrecimiento del Ejecutivo español ante la dramática deriva del Aquarius tras el cierre de los puertos italianos. «Cuando se da una circunstancia como esta es un acierto atenderla y la Xunta está para atenderla también», señaló Rueda Valenzuela, sin perder de vista, reclamó, la necesidad de «una coordinación a nivel europeo».

«Tenemos todos los medios siempre a disposición cuando surgen situaciones como esta de carácter humanitario. Galicia está preparada para acoger este tipo de situaciones que a todos nos inquietan pensando que hay personas a bordo del buque Aquarius que tienen que ser protegidas de manera urgente», explicó a su vez a los medios el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela. «En Galicia tenemos disposición y experiencia de trabajo con el Gobierno central, un trabajo que desarrollaríamos en caso de tener asignaciones por parte del Gobierno de España», indicó Rey Varela, subrayando también la «colaboración muy estrecha» que la Administración autonómica mantiene con las entidades de iniciativa social —Cruz Roja, Acen y Pro Vivienda— que en Galicia gestionan la recepción e integración de población refugiada. Ante situaciones que vulneran «derechos fundamentales» no cabe más que demostrar unidad y colaboración, defendió el conselleiro para quien, en este caso concreto, han «fallado» los mecanismos a nivel europeo.

Los dispositivos para la recepción en Galicia de parte del pasaje del Aquarius, apuntó Rey Varela, serían los mismos habilitados para la acogida de ciudadanos sirios. En 2015, Galicia comunicó al Gobierno central su capacidad para recibir a trescientas personas en respuesta al conflicto armado en el país árabe.

Sobre aquel plan de acogida diseñado en 2015 por el Gobierno de Núñez Feijóo —y a falta de dato oficial de refugiados recibidos en la Comunidad— se preguntó ayer la diputada del BNG Olalla Rodil. «Nunca más se supo», censuró la parlamentaria nacionalista tras la reunión de la Junta de Portavoces, exigiendo la colaboración inmediata de la Xunta con el Gobierno español en la atención a las personas rescatadas ahora por el Aquarius y recordando la historia de emigración gallega, que convierte la acogida en un «obligación moral».

Todos los grupos con representación en la Cámara autonómica expresaron su respaldo a la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez, instando a la Xunta a cooperar en todo lo necesario. «La vida debe estar por encima de todo», sostuvo el líder de En Marea, Luís Villares, que censuró la «indolencia» del Gobierno anterior y recordó los sucesos de El Tarajal —la playa ceutí en la que murieron quince inmigrantes— para reprochar al PP que, «si esa es su política, merecen estar en la oposición». A su vez, el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, informó Ep, deseó que la experiencia del Aquarius sirva para sentar las bases de una «solución global y conjunta» al «drama» que golpea las fronteras europeas.