Rosa Quintana, a la derecha, con Tejerina, centro, en Bruselas
Rosa Quintana, a la derecha, con Tejerina, centro, en Bruselas - EFE

Galicia intentará paliar la pérdida de cuota del jurel

Ha sido la especie más perjudicada en las negociaciones con Bruselas tras mejorarse la reducción prevista inicialmente para la merluza

SantiagoActualizado:

Para intentar mejorar las capturas permitidas para la merluza, España ha sacrificado al jurel. Tras más de 20 horas de negociaciones, los ministros de Pesca de la UE han acordado de madrugada las cuotas pesqueras para el próximo año. Galicia intentará paliar el recorte del 24% de las posibilidades de pesca de jurel en la zona que va de Fisterra hacia el sur con mayores posibilidades de trasvase entre esta área (la IXa) y la del Cantábrico (la VIIIc), que, por el contrario, incrementó sus capturas en un 21% en el reparto que han acordado este miércoles los ministros de Pesca de la Unión Europea tras casi 22 horas de negociación.

Así lo ha avanzado la conselleira do Mar, Rosa Quintana, en declaraciones a los medios de comunicación al término del consejo de ministros. La responsable de pesca de la Xunta acudía junto a la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, en representación de las comunidades autónomas. Quintana ha admitido que los responsables gallegos están "un poco frustrados, relativamente", por el resultado en el caso del jurel en la zona IXa, de Fisterra hacia el golfo de Cádiz, por no haber podido superar la disminución que proponía la Comisión Europea. Con todo, ha calificado de "satisfactorio en líneas generales" el resultado de la distribución de posibilidades de pesca para 2018, toda vez que se partía de unas "condiciones horribles".

Merluza

En el caso de la merluza en el caladero del Cantábrico, cuya reducción se logró bajar del 30% al 12%, la conselleira lo ha valorado como "importante", pero ha admitido que "ahora" toca "procurar todos hacer una buena gestión de los recursos". A este respecto, ha adelantado también conversaciones ya con el presidente de la federación nacional de cofradías para "intentar hacer una gestión trimestral" y así "poder ir ajustando mejor el esfuerzo pesquero a las posibilidades" existentes. En lo relativo al Gran Sol, la disminución de las opciones de capturar merluza también pasó de un 19% a un 7% después de las negociaciones. "Creo que la (flota) de Gran Sol queda muy bien", ha resaltado la conselleira.

En el caso de la flota de artes menores, además del intento de mejora en la gestión de la merluza del Cantábrico, la titular de Mar ha señalado al incremento del 15% en las posibilidades de pescar raya, "especie muy importante" para los buques artesanales, "una pesquería muy apetecible". Sin embargo, para este segmento también se presenta la caída del jurel en los caladeros del sur, aspecto para el que la dirigente autonómica ha recalcado que existe el "compromiso de la ministra y todo su equipo" para "intentar equilibrar esa deficiencia" con los intercambios que se hacen a partir de enero.

Por otra parte, ha recordado que España y Portugal presentaron un plan de gestión para la sardina y que "en principio" tienen "buenas expectativas", pero no hay "nada cerrado hasta enero", cuando la Comisión Europea lo evaluará y hará observaciones "si es preciso" o "le dará para adelante". Respecto a otras especies como la anguila, ha explicado que Dinamarca y Suecia presentaron sus quejas porque "querían ir más allá en el cierre definitivo". Pero "a nosotros no nos afecta", ha dicho, al contar con un plan de gestión hecho. Por último, para el boquerón que se pesca en el golfo de Cádiz, para el que se proponía una bajada del 20%, se obtuvo el 'roll-over', es decir, el mantenimiento de las mismas posibilidades.

Capacidad de actuación

"España traía muchas especies abiertas y con unas propuestas muy fuertes de bajada para especies que son muy interesantes para toda nuestra flota", ha apuntado Rosa Quintana. En un escenario en el que el comisario de Pesca tenía "un especial interés" en que todas las especies estuvieran ya en el 'rendimiento máximo sostenible' en 2018, la conselleira ha reivindicado estar "acreditando" que la flota española y la gallega son "capaces de mantener" la explotación en el marco de este objetivo, respetando el impacto social y económico que tiene la actividad.