Situación del embalse de Portomarín, en Lugo, el pasado mes de diciembre
Situación del embalse de Portomarín, en Lugo, el pasado mes de diciembre - EFE

Galicia deja atrás la alerta por sequía

La Comunidad pasa a estar en una situación de prealerta tras las lluvias de los últimos meses

SantiagoActualizado:

A excepción de tres, todas las zonas de las cuencas hidrográficas de la Comunidad dejan atrás la alerta por sequía. Tanto los responsables de Augas de Galicia como de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil decidieron ayer rebajar de forma generalizada el nivel de alarma, en gran medida gracias a las precipitaciones registradas en los últimos meses.

Ambos organismos reunieron a sus respectivas oficinas técnicas de la sequía, con el objetivo de evaluar el caudal de los ríos y examinar la vigencia de las medidas adoptadas hace meses, cuando Galicia padeció uno de los periodos de sequía más graves de los últimos años. Así, por parte de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, su presidente, Francisco Marín, comunicó el levantamiento de la alerta en casi todas las zonas, con la única salvedad de las cuencas del río Cabe, Limia y en la zona inferior del río Sil. En este último caso, el caudal se encuentra un 40% por debajo de la media de los últimos 17 años.

En el río Miño, el más importante de la Comunidad, la situación se ha rebajado al nivel de prealerta, debido sobre todo a la intensidad de las lluvias en la provincia de Lugo. Además, Marín informó de que desde el 1 de septiembre —fecha de inicio del año hidrológico— solo durante el mes de diciembre se superó la media habitual de precipitaciones (213 litros por metro cuadrado), mientras que el nivel de los embalses dependientes del organismo se sitúa en el 58,3%.

Por otro lado, Augas de Galicia indicó que todas las áreas amparadas bajo la demarcación Galicia-Costa pasarían a situación de prealerta. Ocurre así en los doce subsistemas que ya se encontraban en este estado, y en los siete que habían sido declarados en alerta por la insuficiencia de agua.

Hacia la «normalidad»

En rueda de prensa, el director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, aseguró que la cuenca controlada por la administración autonómica «avanza» hacia la normalidad: los embalses están al 70% de su ocupación, un 75% en el caso de las presas de abastecimiento. Aún así, todavía falta camino por recorrer. Por ello, Rodríguez insistió en el llamamiento a toda la ciudadanía para que hagan un «uso responsable» del suministro: «El agua ni siquiera en Galicia es un recurso ilimitado. Debemos continuar con esa concienciación», apeló. Algunos pronósticos, como los de la agencia meteorológica norteamericana, apuntan a que los meses previos al verano podrían ser más secos de lo habitual.

No ocurrió así en diciembre, aseveró el responsable del ente. Aquel fue un mes «húmedo», al que le siguió un enero que «se ajustó» a los parámetros normales. En lo que respecta a los acuíferos y las aguas subterráneas, la evolución se produce «más lentamente», pero en términos generales se constata una mejora.

.