El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este jueves en Santiago
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este jueves en Santiago - EFE
REACCIONES POLÍTICAS

Feijóo ve inadmisible la falta de controles sobre el polvorín y anuncia ayudas

El presidente de la Xunta transmite el pésame de la Xunta a los dos fallecidos y avanza subvenciones para la reconstrucción de las viviendas dañadas

SantiagoActualizado:

La Xunta no escatimará «esfuerzos» para ayudar a las decenas de afectados por la explosión pirotécnica de Tui. Alberto Núñez Feijóo ha transmitido este jueves el «pésame de toda la Galicia» a las dos personas fallecidas a causa de la deflagración, y ha enviado, además de un mensaje de «solidaridad y apoyo» para las 37 personas heridas –seis de las cuales se encuentran ingresadas y dos bajo observación—, otro de «tranquilidad» para aquellos que vieron destruidos sus bienes y viviendas. En ese sentido, la administración autonómica, al igual que sucediera tras la ola de incendios del pasado octubre, ha dado hoy el primer paso para habilitar «de forma inmediata» una línea de ayudas para rehabilitación y reconstrucción de los inmuebles.

Un anuncio que de forma simultánea ha compatibilizado con su condena a los hechos, objeto ya de una investigación judicial. En particular, ha lamentado que un depósito de explosivos se encuentre «al lado de unas casas» sin «ningún tipo de control y autorización». «Eso no es admisible». Durante su conversación con el delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, el mandatario ha pedido a las autoridades responsables en el sector –competencia del Gobierno central— la puesta en marcha de un protocolo de inspección para todas las pirotecnias en Galicia, y todo ello pese a que ha aclarado que están sometidas «a una normativa muy estricta». «Ninguna autoridad puede garantizar o impedir que el 100% de las personas se salten la ley». Aún así, Feijóo ha exigido aplicar la «máxima contundencia» contra los culpables del suceso. De momento, el propietario del almacén fue detenido ayer y se encuentra en dependencias policiales.

Antes de partir hacia la parroquia afectada de Paramos, el jefe del Ejecutivo gallego ha agradecido la labor de los equipos de emergencia y de las administraciones involucradas, con la «incertidumbre» de conocer si durante las labores de desescombro se pueden hallar nuevas víctimas mortales.

«Hubo y seguirá habiendo un dispositivo amplio», ha adelantado Feijóo, después de cifrar en 240 los agentes implicados en un dispositivo compuesto por unidades de la policía nacional, autonómica y las brigadas especializadas de la Guardia Civil, así como de la asistencia de tres helicópteros antiincendios y los equipos del 061, el Punto de Atención Continuada de Tui y los servicios hospitalarios del Álvaro Cunqueiro, y los centros concertados Povisa y Fátima.

Mientras continúan, por un lado, la identificación del perímetro dañado por la explosión, el presidente se ha referido a las labores de realojo de las familias y los vecinos que vieron cómo en cuestión de segundos perdían su patrimonio. «Hay casas que volaron y otras no queda nada, absolutamente nada, otras tiene daños estructurales», ha aseverado. En todo caso se trata de un número «no menor, ha agregado el titular de la Xunta, a la espera de comprobar in situ el estado del área.

Así, Feijóo ha prometido ayudas «todo el tiempo que sea necesario», especialmente para cinco de las treinta personas evacuadas, y se ha comprometido a «agilizar el máximo posible» la concesión de subvenciones para la reconstrucción, aunque se ha mostrado confiado en que la pirotecnia cuenta con una póliza de «un seguro patrimonial». «Lo que quiero transmitir es la tranquilidad de que en caso de que no haya seguro o la responsabilidad patrimonial de la pirotécnica no fuera suficiente, ahí estará la Xunta de Galicia».

Peor de lo imaginable

Tras la reunión semanal de su gobierno, Núñez Feijóo se ha desplazado hasta la «zona cero» de Paramos acompañado de su vicepresidente, Alfonso Rueda, para conocer de primera mano los estragos causados por la explosión. En declaraciones a los periodistas tras entrevistarse con los responsables de los equipos de rescate y el alcalde de Tui, Carlos Vázquez Padín, Feijóo ha reconocido que la situación es peor de la inicialmente contemplada. Los expertos han determinado que habrá que demoler total o parcialmente unas 60 viviendas del núcleo de población.

Feijóo, en el centro, acompañado por el alcalde de Tui, Carlos Vázquez Padín (derecha) y un técnico, visitando las zonas afectadas
Feijóo, en el centro, acompañado por el alcalde de Tui, Carlos Vázquez Padín (derecha) y un técnico, visitando las zonas afectadas - XUNTA/CEDIDA

Además, Feijóo ha detallado que las autoridades están buscando a familiares del matrimonio fallecido en la explosión para que se puedan hacer cargo de los dos hijos que han sobrevivido a sus padres, y que en estos momentos se encuentran en el hospital recuperándose de sus heridas, informa Patricia Abet.