El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este jueves tras el Consello
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este jueves tras el Consello - XUNTA

Feijóo califica de «puro integrismo» la rotura de fotos del Rey y alerta sobre sus repercusiones violentas

El presidente de la Xunta condena la provocación de Luis Bará (BNG) y le afea su similitud con el diputado de Esquerra Gabriel Rufián

SantiagoActualizado:

Alto y claro: la rotura de dos retratos del Rey en la tribuna del Parlamento de Galicia suponen un acto de «puro integrismo». Así ha condenado Alberto Núñez Feijóo la provocación perpetrada por Luis Bará, parlamentario del BNG, y protagonista a su vez de un lance que puede acarrearle un correctivo disciplinario. El presidente de la Xunta ha expresado el más profundo rechazo del Gobierno hacia un acto por el que ha confesado sentirse avergonzado, «como diputado, como gallego y como presidente».

«Los gallegos no somos así», ha aclarado el mandatario popular, consciente de que las imágenes de Bará haciendo pedazos la fotografía del Jefe del Estado habían conseguido lo que pretendían: eco mediático. El diputado nacionalista intervino el pasado miércoles en el pleno del legislativo autonómico para denunciar la presunta «represión» y el «autoritarismo» del Estado en cuestiones como Cataluña o la Ley de Seguridad Ciudadana. Y la escena la había preparado con mimo. Tomó la bandera del soberanismo gallego, la estreleira, y se deshizo de la estampa real mientras profería: «Esto es ABC de democracia». «No la quemo porque estamos en un recinto cerrado», añadió acto seguido.

En la resaca de la controversia, Feijóo ha descargado contra Bará una colección epítetos reprobatorios. A la «provocación», el «sectarismo» y el «integrismo» de su conducta ha añadido su preocupación por las «repercusiones de violencia» que este tipo de escándalos pueden generar en la calle. En ese sentido, se ha referido a episodios «aislados» como las quemas de banderas por parte del independentismo radical o las movilizaciones tumultuarias para reclamar la autodeterminación de Galicia. «Es a quien parece querer representar este diputado y el BNG en su conjunto».

Incluso el presidente gallego ha ironizado con los referentes políticos del nacionalista. «No sé si alguien tiene como diputado de cabecera al señor (Gabriel) Rufián, pero desde luego los gallegos no lo vamos a imitar».

Inspirado o no por los protagonistas del 'procès', el comportamiento de Bará será examinado en las próximas horas por la Mesa y por la Junta de Portavoces del Parlamento. Reunidos mañana en sesión extraordinaria, tomarán en consideración el informe solicitado por la Presidencia a los letrados de la Cámara y decidirán si aplicar no algún tipo de sanción. Sin querer interferir en su decisión, Feijóo sí ha solicitado a los diputados que reflexionen acerca de si Bará merece una sanción con arreglo al «reglamento» interno y al conjunto del «ordenamiento jurídico».