Silvia Longueira, en una imagen de archivo
Silvia Longueira, en una imagen de archivo - FLICKR/PSDEG

Una edil del PSOE coruñés se salta la ley al cobrar dos sueldos públicos

Silvia Longueira suma a su salario en la Luis Seoane la media nómina del Concello

SantiagoActualizado:

Una nueva situación anómala sacude al PSOE de La Coruña. A la ausencia de un liderazgo claro tras la marcha de Mar Barcón y la división interna en la agrupación local suma ahora un nuevo capítulo: la concejala Silvia Longueira incumple la Ley 53/1984 de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas. al percibir al mismo tiempo retribuciones del Ayuntamiento de La Coruña y de la Fundación Luis Seoane, organismo del que es directora.

En su calidad de concejala, Longueira es una de las perceptoras de las medias dedicaciones que se acordaron en el pleno de organización del consistorio el 23 de julio de 2015. Ella, junto a otros cuatro ediles del PSOE, recibe 20.000€ brutos al año por su actividad política. A esto suma su salario como directora de la Fundación Luis Seoane.

A pesar de que la fundación es de titularidad privada, la Ley de Incompatibilidades le es de aplicación a Longueira en virtud del artículo segundo de esta norma, que establece su afectación al personal «al servicio de entidades, corporaciones de derecho público, fundaciones y consorcios cuyos presupuestos se dotan ordinariamente en más de un 50% con subvenciones u otros ingresos procedentes de las Administraciones Públicas».

Fundación poco privada

Según la última liquidación de la Fundación Luis Seoane a la que ha tenido acceso ABC, correspondiente al ejercicio 2016, los ingresos totales ascendieron a 512.497€, de los cuales 430.000 procedieron del Ayuntamiento de La Coruña —un 84%— y 30.000€ de la Diputación provincial. Es decir, casi un 90% del dinero que gestiona la fundación —y Longueira en su labor como directora— procede de presupuestos públicos. Por tanto, la Ley 53/1984 le es de aplicación.

En su artículo primero, la legislación establece que las personas afectadas por la norma «no podrán compatibilizar sus actividades con el desempeño (...) de un segundo puesto de trabajo, cargo o actividad en el sector público», salvo una serie de excepciones tasadas, como en efecto es la de «miembros de las corporaciones locales» (Art. 5). Sin embargo, este epígrafe es tajante al señalar que «en cualquier caso (...) solo podrá percibirse la retribución correspondiente a una de las dos actividades, sin perjuicio de las dietas, indemnizaciones o asistencias que correspondan».

Es decir, la concejala socialista, de querer mantener su nómina en la Luis Seoane, debería renunciar a la media dedicación de 20.000€ al año en el Concello y percibir los 180€ que se abonan a los asistentes a los plenos. Esa es la exacta situación en la que se encuentran tres concejales del PP que forman parte de otros órganos de representación público: Rosa Gallego en la Diputación, Martín Fernández Prado en el Parlamento de Galicia y Miguel Lorenzo como diputado en el Congreso.

Directora por sentencia

El desempeño de Silvia Longueira como directora de la Luis Seoane estuvo envuelto en la polémica, después de que los tribunales declararan improcedente su despido en 2013 por parte del anterior gobierno local del PP. Su regreso a la Fundación fue uno de los detonantes de la marcha del entonces director gerente, David Barro, en octubre del año pasado —aunque en la web de la institución sigue figurando como tal—. Barro alegó en una carta pública la imposibilidad de convivir con Longueira dentro de la institución y la estrecha relación entre esta y el concejal de Cultura del gobierno local, José Manuel Sande, presidente del patronato de la Fundación.

Se da la circunstancia de que Longueira, junto a la también concejal Yoya Neira, conforman el sector del grupo municipal proclive a integrarse dentro del gobierno de Marea Atlántica, a las órdenes de Xulio Ferreiro, algo a lo que la dirección del PSOE se opone.