José Luis Jiménez - Pazguato y fino

Dos de cuatro

Parece que los que antes trabajaban para Gonzalo Caballero ahora le han retirado su apoyo

José Luis Jiménez
Actualizado:

Como arúspice no tiene desperdicio Lola Villarino. En unas inexplicables e innecesarias declaraciones en la previa de los dos primeros procesos de primarias provinciales del PSdeG, la asesora áulica de Gonzalo Caballero llamó a aprovechar el voto secreto para acabar con la política del «pesebre» que imputó a las diputaciones provinciales. Apenas 48 horas más tarde, los dos vencedores en Lugo y Pontevedra son, efectivamente, los candidatos apadrinados por los presidentes de los respectivos entes provinciales.

Mucho se esforzó Gonzalo Caballero en que no se notara que él apoyaba a otros candidatos, y que estas dos elecciones internas del fin de semana son su primera derrota como secretario general del PSdeG. Dos de los cuatro líderes provinciales no serán de su cuerda, y tal y como vienen las cosas por La Coruña y Orense, el sobrinísimo haría bien en no descartar el póker de desencantados con su persona.

Porque es difícil hacerlo peor. Su victoria en las primarias se forjó en un pacto con Xoaquín Fernández Leiceaga, o mejor dicho, con aquellos que representaban al hoy presidente del PSdeG. Triunfo indiscutible. Pero parece que esos que antes trabajaban para Gonzalo ahora le han retirado su apoyo. Y de ahí estos dos primeros varapalos en clave interna, que seguramente analizará mañana o pasado cuando tenga un rato libre entre clase y clase en la universidad, y pueda departir con Pablo Arangüena, si no hay ningún pleito que perturbe al abogado coruñés. Es lo que tiene la política a tiempo parcial. Inaudito.

Dicho lo cual, basten un par de menciones a los nuevos «barones» provinciales. Regades no es sino la persona interpuesta por Abel Caballero para controlar el aparato provincial. Fue su jefe de gabinete y hoy es concejal, uno de los hombres fuertes del alcalde de Vigo. Con eso queda dicho todo.

Álvaro Santos es una versión un tanto pedestre del «besteirismo», eso que muchos creían muerto pero que, como afirmaba aquel, en realidad estaba mal enterrado. Alargada sombra la del exlíder socialista, aunque es de lamentar que sus herederos sepan más de veterinaria que de política. Santos fue ese sabio que afirmó que Pilar de Lara iba de la mano con el PP contra Besteiro; ella, que se llevó por delante no pocos alcaldes populares con sus causas. Este es el PSdeG que viene. Ojú.

José Luis JiménezJosé Luis Jiménez